“Al hecho lo cometí yo sola. Cuando salimos de la casa, la que le disparé fui yo. Lo hice con el arma de mi papá que estaba arriba de la heladera, donde la pone siempre. Los dos disparos los hice con esa arma. Di una vuelta manzana y volví caminando a mi casa. Dejé el arma en su lugar”. Así detalló Nahir Galarza (19) cómo asesinó a su novio de 20 años en Gualeguaychú. Después le mostró al fiscal de la causa cómo se usa un arma para acreditar que ella sabía manejarla.

 

El crimen de Fernando Pastorizzo se cometió el 29 de diciembre pasado alrededor de las 5 de la madrugada. El joven de 20 años apareció muerto en la calle General Paz y Avellaneda al costado de su moto. Nahir declaró primero como testigo y luego se presentó en la noche de ese mismo día y confesó haber sido la autora del homicidio.

 

“La que disparé fui yo”, dijo ante el fiscal Serg

io Rondoni Caffa. “Lo hice con el arma de mi papá que estaba arriba de la heladera. Los dos disparos los hice con esa arma”, detalló según figura en el expediente.

 

Fernando y Nahir habían salido de la casa de ella en la moto de él. Hicieron unas cuadras y Fernando recibió dos disparos. Uno por la espalda y otro en el pecho. Agonizó unos minutos y murió solo, en el piso, porque la joven ya se había retirado del lugar, según su propio relato.

 

Luego Nahir demostró que sabía manejar armas y le indicó al fiscal cómo se hace. “En este acto muestra cómo se prepara un arma de fuego y explica que se saca primero el seguro y luego se agarra arriba, se tira para atrás y se suelta y con eso está lista el arma”, se transcribió el accionar en el expediente con número de legajo 8.190/17, según publicó el diario El Día de Gualeguaychú. “Con lo que no siendo para más, se da por terminado el acto, labrándose la presente, que previa lectura en alta voz y ratificación, es firmada por el Fiscal compareciente y su abogado Defensor, prestando conformidad de todo cuanto se ha dicho y que se notifican de todo lo aquí dispuesto”, cierra el escrito.

 

 

Los peritos determinaron que el último llamado y mensaje que Nahir realiza al teléfono de la víctima es a las 5.52 AM, es decir media hora después del crimen. Ante la consulta del fiscal, la imputada respondió que lo llamó porque quiso. “Mi familia no tiene nada que ver. Soy yo la responsable del homicidio”, declaró.

 

Las pruebas 

El fiscal espera recibir los resultados de las pericias realizadas al celular de Nahir el próximo lunes. Los expertos pudieron recuperar y recolectar mensajes, audios y conversaciones entre la víctima y la acusada del teléfono de ella. “No se nos va a entregar un informe preliminar sino que se nos dará todo el material del celular de Nahir en un CD”, explicó a PERFIL el fiscal Rondoni Caffa. “De él no se pudo extraer nada porque el celular sigue bloqueado y no hay clave. Por eso está imposibilitado su acceso”, destacó.

 

Ayer el funcionario recibió un informe médico que determinó que la chica presentaba “algún tipo de lesión en el cuerpo que no sería compatible con golpes”. Los médicos hacen mención a raspones de fricción de unos veinte días atrás, que pueden estar relacionados a la práctica de ho-ckey que la chica realizaba.

 

Por su parte, la defensa presentó ante el fiscal una carta donde supuestamente Fernando se despedía de Nahir y daba por terminada la relación. El objetivo es demostrar que no había relación sentimental entre los jóvenes al momento del crimen para usarlo como atenuante en la pena de encontrar culpable a la adolescente en un futuro juicio.

 

Hoy Nahir está acusada de “homicidio agravado por el uso de arma y por la relación de pareja”, el cual contempla como pena de prisión perpetua.

 

Por su parte, la ministra de Gobierno de Entre Ríos, Rosario Romero, descartó que el asesinato de Fernando haya sido un caso de violencia de género. “Mezclarlo con el virtuoso proceso que ha tenido la lucha de Ni Una Menos desnaturaliza la lucha y no es el caso. Se trata de un homicidio y no advierto que podamos vincularlo hasta hoy con temas de violencia de género”, dijo. Nahir lleva 15 días detenida en la comisaría de la Mujer.