Una familia enfrentada, versiones cruzadas, un caso de violencia de género y, en medio de todo el drama, un bebé de apenas tres meses.

Todo salió a la luz con la detención de Mathías Nahuel Pereyra, un sujeto de 26 años que fue apresado en la noche del último martes, acusado de golpear a su pareja, amenazarla con dos cuchillos y dejarla encerrada junto a la criatura, dijeron fuentes policiales.

Ocurrió cerca de las 21.30, en una vivienda del Barrio Teniente Aciar, sobre la calle Corrientes, en Concepción, Capital.

Según denunció la mujer (tiene 20 años, se preserva su identidad), el padre de su hijo la atacó a patadas, la tiró al piso y luego con dos cuchillos que tomó de la cocina le dijo "te voy a matar, c...". Después de eso -según su versión- le cerró la puerta con llave para que no pudiera escapar para pedir ayuda.

Sin embargo, los gritos de la víctima fueron escuchados por personal policial que realizaba recorridas de prevención por la zona y lograron apresar a Pereyra cuando pretendía huir por los fondos, indicaron voceros de la Fuerza.

Este diario ayer se acercó por la casa y los que salieron a dar la cara fueron los padres de Pereyra, quien se encuentra preso y a disposición de Flagrancia. Ellos aseguraron saber el trasfondo del conflicto, pues estuvieron viviendo con ellos bajo el mismo techo.

"Mi hijo está detenido injustamente, ella es una chica que es drogadicta y loca", dijo María Vega, visiblemente consternada. La mujer aseguró que, desde que comenzó la relación con la joven, su hijo "se vino abajo, era una persona y en esos dos años pasó a ser otra".

"Es una chica que la traía a escondidas y la metía a la pieza, vino a complicar todo. Ella le rompía las cosas, el celular, estanterías, la guitarra y hasta le tijereteaba la ropa. También llegó a prenderle fuego una remera. En una ocasión le pegó con una botella en la cabeza. Lo trataba de discapacitado, le decía que no lo quería", afirmó Vega.

Según su relato, el problema que desencadenó este violento episodio fue que "mi otra nuera le ha dicho que nosotros le queremos quitar al bebé, que íbamos a hacer todo para sacárselo, cosa que es mentira". Y siguió: "Yo estaba tomando mates cuando entró y empezó a insultarme, por eso que le habían dicho, de mala manera. Mi hijo se enojó y le empezó a decir que dejara de gritarme. Yo temblaba, no estoy acostumbrada a estas cosas... me tomé un taxi y me fui. Ahí ellos se han quedado solos y ahí parece que han empezado a discutir. De lo que pasó después no sé nada porque no estuve".

La madre del acusado además aseguró que su hijo "no es ningún delincuente, no tiene antecedentes penales, nunca ha robado, nada... al bebé siempre lo baña, lo cuida".

El pequeño por lo pronto quedó al cuidado de la joven, que decidió irse a lo de su madre.

Alarman las estadísticas

Tal como se publicó en la edición del pasado domingo, la violencia de género aumentó en San Juan en el último año. Según estadísticas que brindó Fiscalía General, en 2018 hubo 1.232 ataques a mujeres mientras que el año pasado se dieron 1.509, lo que refleja un incremento del 22,4 por ciento. Las causas de violencia de género que se tuvieron en cuenta fueron las amenazas, coacciones, abusos sexuales y lesiones. En proporción, Zonda tiene más casos que los del Gran San Juan. Este departamento en 2018 ocupaba el segundo lugar, junto a 9 de Julio, y el año pasado escaló al primer casillero. El cálculo surge de la proporción entre la cantidad de habitantes y de casos registrados.