Por una ventana. Los vándalos rompieron las rejas y el vidrio de una ventana del lado sur del Salón de Usos Múltiples de Villa Del Sur. Además del robo, hubo destrozos.

 

 

Al igual que hace 9 meses, los vándalos volvieron a adueñarse este último fin de semana del salón municipal de Villa del Sur en Chimbas, a sólo 50 metros de un puesto policial. Destrozaron las ventanas y el sistema de alarma, hicieron daño en el interior y robaron monitores de la sala de computación. No se llevaron más cosas gracias a que el agente que estaba en el destacamento alertó la situación y los delincuentes escaparon antes que llegaran las patrullas.

Este mismo SUM (Salón de Usos Múltiples) de la municipalidad de Chimbas, ubicado cerca de Av Benavídez y calle Colón, había sido saqueado el 20 de de febrero pasado. Aquella vez, también rompieron la alarma y violentaron una puerta. El botín que se llevaron fue importante: un TV, un equipo de música, artículos de limpieza, varios kilos de carne de vaca y pollo, utensilios, platos, una garrafa y 5 cajones de verdura que estaban destinado a la comida de los 30 niños que concurren a la guardería.

En el ataque de este último fin de semana no robaron tanto, pero fue igual de dañino. Los vándalos rompieron las luces del exterior del edificio, partieron los vidrios de cinco ventanas y en una arrancaron unas rejas del costado Sur para poder entrar. Además rompieron las bocinas de la alarma, que seguramente en algún momento sonaron.

Los delincuentes tuvieron tiempo de entrar al edificio. Adentro, tiraron las cosas en la cocina y rompieron un grifo. En el baño, despedazaron un inodoro. De la sala de computación sustrajeron dos monitores de 19 pulgadas. También quisieron llevarse 4 computadoras, pero no les dio tiempo. En un momento, el policía que estaba en el destacamento situado a 50 metros se dio cuenta que estaba saqueando el SUM y supuestamente salió a enfrentar a los ladrones. Eso puso en fuga a los desconocidos, contó Luis Martín, director de la Delegación Este de la Municipalidad de Chimbas. "Tenemos alarma y rejas por todos lados, más no podemos hacer. Y los que hacen daños son personas de la zona", dijo el funcionario.