La Policía llegó hasta la autopista Ezeiza-Cañuelas frente al predio deportivo del club River Plate, en el partido bonaerense de Esteban Echeverría, porque un camionero les había avisado sobre un accidente. Esperaban asistir a un conductor herido, pero al abrir el auto se encontraron con que había sido ejecutado de un tiro en la nuca.
 

 

Se trata de un hombre de 62 años, identificado como Marcelo Lorenzetti, quien venía conduciendo erráticamente un Citroen C3 de color gris hasta que impactó contra el guardarraíl.
 

De acuerdo a lo informado por TN, la bala habría ingresado por detrás de la oreja y quedó alojada junto a uno de sus ojos, por lo que a pesar de que alcanzaron a trasladarlo a un hospital de la zona el hombre murió un par de horas más tarde.
 

Existen varias hipótesis sobre lo que pudo haber sucedido. Desde que se haya tratado de un intento de robo, una discusión de tránsito o que haya sido víctima de una bala perdida que podría haber salido de un polígono de tiro ubicado a unos 300 metros del lugar.