Diego Álvarez está siendo juzgado por el femicidio que aún hoy conmueve a los sanjuaninos. El crimen de Brenda Requena ocurrió en julio de 2019, cuando su marido la sorprendió con su amante y luego de asesinarla realizó la denuncia policial, haciéndola pasar por desaparecida tratando de despistar a los investigadores.

Esta mañana, en la Sala I de la Cámara Penal, integrada por los jueces Miguel Dávila Safe, Víctor Hugo Muñoz Carpino y Juan Bautista Bueno, la Fiscal Marcela Torres solicitó prisión perpetua para Álvarez por homicidio doblemente agravado, por el vínculo y la violencia de género.

El asesino intentará rebajar la pena alegando 'emoción violenta', algo que ya había sido desechado por el juez que investigó el caso, Guillermo Adárvez.

El homicidio de Brenda ocurrió detrás de la Villa Mallea, en Campo Afuera, unos 300 metros al Este de la Ruta 40. Ese día, Alvarez dio con su esposa y Guajardo en un río seco, lanzó un escombro al amante y lo amenazó. Y la autopsia reveló que luego estranguló a la mujer, la envolvió en un trozo de membrana y le prendió fuego, que avivó con dos neumáticos viejos. Para saber que se trataba de Brenda, hubo que realizar un ADN.