Testigo directo. A la derecha aparece Axel Guzmán, el concubino de Camila, quien relató cómo fue el accidente en moto contra el patrullero del Comando Urbano.

 

Una mujer terminó al borde de la muerte por proteger a su pequeño hijo en medio de un choque entre una moto y un patrullero, en Santa Lucía. Ella prefirió abrazar a su bebé y cubrirlo durante el impacto, fue así que sufrió graves heridas en la cabeza mientras que el pequeño salió casi ileso, al igual que su pareja.

Camila Roldán, de 23 años, estuvo en el quirófano por más de 4 horas para ser operada por el grave daño cerebral y la hemorragia producto de la importante fractura de cráneo, contó su concubino Axel Guzmán, el otro accidentado. "Los médicos nos han dicho que está muy mal y, si sale, no se sabe cómo va a quedar", dijo Sandra Muñoz, la suegra. Camila y Axel tienen un hijo llamado Ciro, de apenas 1 año y 6 meses, que se salvó de milagro en el accidente.

 

En ese cruce de calles no hay luz y el móvil tenía la prioridad de paso

 

Ayer a eso de las 0.15, la joven pareja y su nene acababan de salir en su moto Zanella 110cc del barrio Noroeste III en Santa Lucía para irse a su casa en el Asentamiento Pedro Echagüe, en el mismo departamento. "Ibamos bien cuando me salió de repente el patrullero. La zona es oscura y los policías no traían las luces encendidas. No pude frenar a tiempo y lo chocamos con la moto", relató Axel. El impacto fue contra el patrullero del cabo Pedro Hidalgo y el agente Bustos del Comando Urbano, en el oscuro cruce de las calles Santiago Derqui y Cordillera de los Andes, cerca del Bº Bermejito. Y aunque no fue tan espectacular, tuvo consecuencias terribles para Camila, que viajaba como acompañante y llevaba en brazos a su bebé. "No recuerdo mucho. Sé que golpeamos entre la trompa y la puerta del conductor del patrullero. Volamos y caímos. Cuando reaccioné, vi que Camila estaba en el piso como a 3 metros de mí. No se movía pero tenía al bebé en el pecho, que lloraba. Se le había salido el casco. Y se ve que abrazó al bebé en el choque y no lo soltó para que no se golpeara", dijo el joven de 21 años. Los testimonios indican que la joven mamá golpeó su cabeza contra la chapa o la ventanilla del patrullero y eso la dejó en la terapia intensiva de una clínica privada.