Tremendo. Esto era el salón comedor de la vivienda siniestrada, en el callejón Chattar en Villa Morrone. En la Policía indicaron que el fuego se inició en el parrillero por una imprudencia.

 

Prendieron fuego para preparar un asado y sin querer se les quemó la casa. Esto es lo que sucedió ayer pasado el mediodía en una casa de Chimbas, donde no pudieron controlar las llamas en un parrillero y se armó un desmadre. El siniestro destruyó un salón, la cocina, el baño y parte de otra dependencia. Lo lamentable fue que, en el intento por salvar sus cosas, una anciana y su hijo sufrieron algunas quemaduras.

Fuentes policiales indicaron que los heridos fueron la viuda Jadost Abor (80) y Javier Díaz Abor (54), que terminaron con quemaduras leves. Junto con ellos también estaba María Alejandra Díaz (53), hija y hermana de estos últimos, quien salió ilesa, explicaron. La familia vive en el callejón Chattar, metros al Oeste de calle Sargento Cabral, en Villa Morrone.

Todo se originó alrededor de las 14, después de que prendieron fuego para hacer un asado en el parrillero que tienen dentro de un salón comedor. Las llamas agarraron parte del techo construido con caña y palos, y la situación se les fue de las manos de un minuto a otro. Javier Díaz Abor quiso apagar el incendio, pero como no pudo intentó sacar los muebles y artefactos. En esa acción sufrió quemaduras en los hombros, parte de los brazos y la espalda, pero las lesiones no revestían gravedad, indicaron los policías de la Seccional 26ta que auxiliaron a la familia.

Los Bomberos Voluntarios de Chimbas y los policías del Departamento Bomberos trabajaron por un largo rato para controlar las llamas, pero los daños igualmente fueron importantes. El salón quedó destruido, igual que la cocina, el baño y parte de un dormitorio, por lo que perdieron muebles y artefactos. El techo de una galería se desplomó.


 

El caso de Caucete

 

El 1 de este mes, una mujer también resultó quemada en medio de un incendio en una casa de calle Maipú y callejón Central en Villa Dolores, en Caucete. Todo fue por una fuga de gas en la manguera de la garrafa de la cocina. María López, la víctima, sufrió heridas, encima perdió lo poco que tenía en su rancho de paredes de adobe y techo de caña y palo. La mujer tuvo que ser asistida en el hospital.