Una fiesta sin, aparentemente, ningún tipo de autorización. Un centenar de jóvenes se convocaron a través de las redes sociales para ser parte de una celebración en un predio cercano al club UVT. Todo era alegría hasta que cayó la policía y ahí un revuelo total. Corridas, gritos y, como era de esperar, unos cien chicos -según personal policial- fueron derivados a -al menos- dos comisarías, la 5ta y la 25ta.

 

Comisaría
Comisaría 5ta

 

De ahí en más, un tema conocido. El llamado a los padres para que, uno a uno, vayan siendo despachados tras los trámites de rigor. Según dijeron fuentes policiales, la mayoría de los chicos son de un curso de último año de la Escuela de Comercio.

 

Ahora los pesquisas deberán determinar si algún mayor de edad propicio de anfitrión u organizador de la fiesta.