SIN NADA. Juan Cataldo precisó que los ladrones lo dejaron con lo puesto, ya que además de los aparatos, también le robaron toda su ropa.

 

Un horno eléctrico, una cafetera, un TV LED de 21”, un equipo de música, 3 pares de zapatos, 4 camperas, unas 9 camisas, otras prendas, ropa de cama, vajilla, mercadería, una escopeta calibre 16 y $10.000. Esas fueron las cosas que ladrones robaron aprovechando la ausencia de varias horas de un empleado del Ministerio de Gobierno de su domicilio en Chimbas.


Juan Cataldo, el damnificado, explicó que el último sábado a las 23.30 salió a visitar a un amigo y no quedó nadie en su casa situada en una finca de calle Necochea, unos 200 m al Sur de calle Rodríguez. El hombre explicó que trabaja en la Administración Central del Ministerio de Gobierno y además, hace un dinero extra como encargado de la finca.


A las 3.40 de ayer, el damnificado regresó y se topó con la primera señal de que algo andaba mal: la puerta del frente estaba trabada por dentro. Cataldo recordó que fue por el fondo y allí se encontró con una puerta violentada. Los delincuentes esperaron que se fuera y en eso cortaron el candado. Una vez dentro, saquearon la cocina y se alzaron con el horno, la cafetera y los platos, ollas y cubiertos. Del comedor sacaron el televisor que el viernes pasado había comprado el damnificado, el equipo de música y mercadería que había en un mueble. Y en el dormitorio de Cataldo revolvieron los muebles y le llevaron toda la ropa, el arma y $10.000 que había cobrado por su trabajo como encargado de la finca. “Hace 4 años que vivo acá y jamás me habían robado. Ahora tendré que reforzar la seguridad’, dijo el hombre.