Todos los factores aportaban para que se produjera un hecho lamentable pero monitores urbanos lograron parar la mala maniobra de un conductor.
 

 

Cerca de las 13, un Ford Ka que transitaba por calle Santa Fe, dobló en contramano hacia el Sur por General Acha y casi provoca un choque frente a la escuela Antonio Torres, según los testigos.
 

El joven de 25 años, al advertir la presencia de dos monitores que se pusieron en el medio de la calle, pudo meterse a una cochera, antes de avenida Córdoba, y evitar una desgracia.
 

El conductor iba acompañado por una mujer que llevaba en sus brazos un niño. Luego del susto de los peatones, el vehículo tomó el curso correspondiente y recibió una multa.