En Estados Unidos murió un nene de 3 años, al quedarse encerrado en el auto durante varias horas. El hecho ocurrió en Alabama, luego de que sus padres se olvidaran del hijo en el vehículo.

El pequeño Bentley Fowler fue encontrado muerto de un auto durante el fin de semana. Sus padres, Dakota Fowler (20 años) y Brandi Burks (22) se fueron a dormir  la medianoche del sábado y por causas que se investigan, dejaron a su hijo dentro del vehículo.

Luego, a las 15 horas del domingo encontraron al niño de tres años asfixiado al haber estado encerrado en el auto, al rayo del sol con 34 grados de temperatura.

Los padres del niño están acusados de homicidio y podrían enfrentes 20 años de cárcel si se los declara culpable. Para determinar esto, deberán esperar los resultados de la autopsia que lleva adelante el Departamento de Ciencias Forenses de Alabama.

Según el relato de los padres, la última vez que vieron al nene fue el sábado a la medianoche cuando, supuestamente, lo acostaron a dormir. Pero al otro día no lo encontraron, según los adultos.

Se llamó a los paramédicos al hogar familiar, pero no pudieron resucitar al niño. Fue declarado muerto a las 4 de la tarde, según la oficina del alguacil del condado de Franklin. El alguacil del condado, Shannon Oliver, dijo a Al.com que cree que la muerte de Bentley fue un trágico accidente. “No siento que hubo ninguna intención allí, creo que fue negligencia, que lamentablemente le costó la vida al pequeño. Es simplemente una situación triste en general, este tipo de casos son realmente difíciles para todos”.