De noche y sin hacer ruido, unos delincuentes robaron un auto que permanecía estacionado en la puerta de una vivienda del barrio Frondizi, en Capital. La dueña del vehículo recién se percató del hecho cuando salió para ir a trabajar y vio que el rodado había desaparecido.

‘No sabemos ni a qué hora se lo llevaron. El daño que nos hicieron es tremendo. Al auto lo utilizaba para ir al trabajo y para llevar a mis hijos a la escuela’, dijo Mónica Carrizo, la propietaria de ese Fiat 147 que fue sustraído ayer en la madrugada de la entrada de su domicilio en la manzana L del Bº Frondizi.

La mujer contó que el jueves a la noche regresó con su hija a las 23.30 y guardaron el coche en ese garaje abierto que tienen en el ingreso a la propiedad. Más tarde se fueron a dormir y lo extraño es que ni ella ni sus hijos escucharon ruidos o vieron algo raro. El vehículo no tenía alarma.

Eso hace sospechar que lo abrieron y lo sacaron empujando a la calle hasta que pudieron hacerlo arrancar. El auto tenía batería y cubiertas nuevas, también lo habían pintado recientemente y el motor estaba como nuevo, dijeron. La denuncia fue radicada en la Seccional 2da.

 

El Vento apareció abandonado

 

El auto VW Vento que robaron a un visitador médico cordobés el miércoles último sobre calle Rivadavia casi Mendoza, en pleno centro capitalino, apareció ayer abandonado a una cuadra y media de la Seccional 3ra. Lo encontraron en calle Agustín Gómez, entre Tucumán y Abraham Tapia. Al parecer, no le faltaba nada.