Gualeguaychú no sale de su asombro. Un incendio arrasó una casa y una nena de tres años murió. Los bomberos, que tardaron una hora y media en sacarla de ahí, tuvieron que luchar contra una puerta cerrada con un candado.

El hecho ocurrió este lunes por la noche, cuando los familiares de Milagros se habían ido al Corsódromo a la asunción de las nuevas autoridades de la ciudad y la dejaron sola. La nena estaba bajo guarda de una tía a causa de una resolución judicial por la que se le había retirado la tenencia a la madre.

La humilde casa, situada en la calle Rubén Darío al 1100, empezó a arder por causas que se desconocen. Los vecinos llamaron rápidamente a los bomberos e intentaron abrir la puerta para sacar a la nena, pero fue imposible porque tenía puesto un candado.

Dos dotaciones de los Bomberos Voluntarios llegaron a apagar el fuego cuando los vecinos ya estaban usando baldes de agua para intentar sofocar el incendio, y tardaron una hora y media para lograrlo.