Un comerciante se entregó ayer a las 15 en compañía de un abogado en la Central de Policía para comparecer ante la Justicia por la muerte de un joven de 24 años a quien habría baleado desde una camioneta días atrás durante un corte de calle en Chimbas y que murió tras 12 días en el Hospital Rawson, informó la Policía.

Sergio Brizuela tenía 24 años y el pasado 8 de enero estaba con un grupo de personas frente al barrio Los Cardos, Chimbas, cuando un sujeto dentro de una camioneta pasó y disparó al montón en represalia porque en un piquete de Centenario y Necochea le habían roto el parabrisas de un piedrazo. Tras el violento ataque, el agresor se dio a la fuga y el muchacho quedó internado en el Hospital Rawson porque el proyectil dio en su clavícula derecha. Pero el sábado en la noche el estado de salud del joven se agravó y falleció el domingo mientras era operado de una úlcera estomacal provocada por los medicamentos.

A partir de ese día, por orden del juez Pablo Flores (Segundo Juzgado de Instrucción) la causa pasó a manos de los pesquisas de Homicidios, a cargo del subcomisario Carlos Abellá, y horas después los investigadores establecieron que la camioneta podría estar en un taller de Concepción, Capital, indicaron en la fuerza. Los uniformados allanaron ese lugar y encontraron en el interior una camioneta Ford F100 bordó que coincidía con las descripciones y a la cual le habían cambiado el parabrisas, explicó un investigador.

Después de ese operativo, la Policía realizó tres allanamientos buscando al dueño y al arma, pero fueron negativos. No obstante, ayer el presunto agresor se contactó con los pesquisas y se entregó en la siesta en la Central: se trata de un comerciante de 38 años (no trascendió su identidad) que vive en Chimbas, indicaron en la Policía.