Diez policías resultaron heridos, entre ellos una mujer con una seria contusión en el cráneo, y ocho personas detenidas fue el saldo de la marcha que ayer realizaron familiares y amigos de Franco Amaya –asesinado durante un control policial– para pedir justicia en Carlos Paz. 

 

La manifestación comenzó alrededor de las 18.30, con cánticos contra el accionar de los efectivos, y un grupo de personas arrojó huevos y piedras a la unidad policial.

 

Más tarde, la Guardia de Infantería rodeó la sede de la Departamental y los familiares se retiraron a la zona céntrica, pero luego algunos de los manifestantes regresaron y se produjo una refriega con los policías.

 

El hecho dejó como saldo 10 uniformados heridos, entre ellos una mujer con una seria contusión en la cabeza, y ocho detenidos.

 

Cabe recordar que Amaya, de 18 años, se dirigía a un baile de Ulises Bueno cuando fue interceptado por los uniformados, uno de los cuales, aparentemente, le disparó luego que evadieran un control.

 

Según se informó, tanto Amaya como quien lo acompañaba en la moto no tenían armas y no hubo intercambio de disparos con el agente.

 

Tanto el policía que efectuó el disparo como su compañero de operativo fueron imputados, el primero por homicidio calificado y el segundo por "omisión de los deberes de funcionario público".

 

Fuente: Cadena 3.