Pablo Méndez es un policía de la Ciudad pero el sábado se encontraba vestido de civil cuando tres delincuentes intentaron asaltarlo mientras esperaba el colectivo en el barrio porteño de Nueva Pompeya. Se resistió a los tiros y mató a uno de ellos. Ahora está detenido.

El tiroteo se produjo alrededor de las 6.30 de la mañana sobre Avenida La Plata al 2300. Méndez se identificó cuando los sospechosos se acercaron para atacarlo, pero como no desistieron de su intención terminó sacando su arma reglamentaria y empezó a disparar.

Uno de los ladrones fue alcanzado por un balazo en el abdomen y murió horas después en la guardia del hospital Argerich, donde lo trasladaron de urgencia. Sus dos cómplices, en tanto, escaparon corriendo del lugar cuando lo vieron caer herido al piso.

Mientras logran determinar si Méndez disparó en defensa propia, el oficial quedó detenido por orden de la jueza del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 62, Patricia Susana Guichandut, la misma que hace año atrás liberó a tres motochorros con antecedentes.

Según trascendió, uno de los delincuentes excarcelados por Guichandut en 2019 fue Jair Stevens Jurado Mora, quien había sido detenido por robarle un celular a un chico de 18 años y tenía antecedentes además por hurto, tráfico de armas y violencia intrafamiliar en Colombia.

A pesar de su pronturario, la magistrada le otorgó una “probation” y una indemnización de 700 pesos para la víctima.

Fuente: TN