La policía de Córdoba busca a una mujer de 46 años que desapareció el miércoles 15 de marzo. Se trata de María Eugenia Cadamuro, quien dejó domicilio en la ciudad cordobesa de Jesús María, para visitar amigos, pero nadie la volvió a ver desde ese entonces.

 

Su desaparición es un enigma y en medio del hermetismo que rodea a la investigación, desde la Fiscalía dijeron que no descartan ninguna de las hipótesis habituales para estos casos, sea que Eugenia se haya marchado voluntariamente, que la hayan secuestrado, o que le haya pasado algo grave.

 

Pero llama la atención que las medidas de las últimas horas apuntan a indagar sobre el entorno familiar de la mujer acerca de la supuesta mala relación de María Eugenia con su hijo fue una de las principales teorías alrededor del caso. El fiscal de instrucción de Córdoba, Raúl Almeyda, ordenó la detención del hijo menor de la mujer, Pedro Jeremías Sanz, de 21 años. La Policía lo arrestó hace una semana en la entrada de una casa que alquila cerca de un camino rural. La imputación en su contra: privación ilegítima de la libertad.

 



Jeremías está preso en un pabellón común en el penal cordobés de Bouwer. Su abogado defensor, el doctor Ignacio Carranza, lo visitó ayer por la mañana. "Hemos solicitado la excarcelación, entendiendo que las hipótesis investigativas no están agotadas. El fiscal tiene que seguir investigando todas las hipótesis. Jeremías puede seguir imputado, pero en libertad", asegura el abogado.

 

Tras la detención de su hijo, se conoció una publicación que compartió María Eugenia en Facebook, días antes de su desaparición. "Cada vez son más los casos de madres maltratadas por sus hijos. Creemos conciencia", publicó la mujer el pasado 6 de marzo.

 

 

Mientras tanto, el abuelo de Jeremías, Jorge Sanz, se acercó a Tribunales y defendió al nieto. "La relación madre hijo era normal", aseguró, y destacó que le parece raro que el esposo de Maru, radicado en Miami, no haya viajado. Asimismo, su hermana Guadalupe Sanz aseguró a los medios que "las pistas no son suficientes para tener a Jeremías preso".