El acusado admitió que violó varias veces a la niña durante las noches, amenazándola para que no dijera nada.

Un albañil de 36 años admitió ayer ante el camarista penal Maximiliano Blejman que violó varias veces a una nena de 13 años con un retraso mental leve, en la casa que compartían en una situación de hacinamiento con otros 23 familiares, en Rawson. En un juicio abreviado firmado con su defensora María Noriega y el fiscal José Eduardo Mallea, el acusado aceptó purgar una condena de 11 años y 8 meses por esos abusos sexuales con acceso carnal reiterados, agravados por la situación de convivencia. La defensora oficial Mónica Sefair, representó a la mamá de la víctima como parte querellante y a pesar de manifestar que nada remediará el daño contra la niña, aceptó el acuerdo y la pena que propusieron las otras partes al juez.

Cuando todo se denunció, en marzo del año pasado, la nena reveló que además de su ‘tío’ (no mencionado para preservar a la menor), también habiá sido violada en una ocasión que debió quedarse en la casa de su abuela materna. Y que fue la pareja de esta, un hombre de 57 años, quien la sometió a la fuerza.

Este sujeto será tendrá un juicio común porque el magistrado decidió desdoblar la causa por ser hechos distintos, indicaron fuentes judiciales.