Candidatura. El exsenador fue a internas con Sergio Uñac en 2015.

Una definición del exsenador Ruperto Godoy aumentó la disputa en el armado oficialista en Rivadavia. El dirigente le aseguró a este medio que será "precandidato a intendente" por ese departamento en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). La apuesta sacude el escenario justicialista en el que ya perfilaban tres precandidatos para competir entre sí y sacar el boleto para pelearle el puesto al intendente Fabián Martín. El presidente del PJ y del frente Todos, Sergio Uñac, había habilitado la posibilidad de la conformación de tres listas. En una de ellas va el exfuncionario uñaquista Marcelo Delgado, en la otra el exconcejal Raúl Alonso y en la tercera se había anotado Luis Salcedo Garay, del espacio de Godoy. Según indicaron las fuentes, la movida de Salcedo Garay no estuvo consensuada con Godoy, lo que generó malestar en este último y derivó en un lanzamiento propio por la Intendencia.

Las fuentes sostuvieron que, fuera de las intenciones del dirigente cercano a Cristina Fernández, en Rivadavia a lo sumo habrá tres listas, pero no cuatro, por lo que el referente del Club Del Bono y Godoy deberán limar las asperezas y encolumnarse bajo un mismo armado.

En suelo rivadaviense, el peronismo se encuentra dividido, al punto de que sonaban hasta ocho precandidatos. Uñac abrió internas y bajó línea para que haya dos listas, lo que produjo una depuración. Con Delgado se encuentran representados dirigentes alejados de la línea dura de la Junta del PJ. En cambio, con Alonso trabajan los históricos que integran la estructura orgánica del departamento, mientras que con Garay y Godoy se ve contenido el espacio kirchnerista rivadaviense.

Ese escenario justicialista se fracturó luego de perder las elecciones en 2011, en una interna en la que Elías Álvarez cayó frente a Ana María López. En 2015 no hubo candidatos del palo peronista y el basualdismo se hizo de la intendencia con Fabián Martín.

Dentro del PJ provincial han surgido críticas hacia la Junta departamental de Rivadavia. Es que muchos dirigentes de otros distritos destacan la falta de liderazgo para generar una figura nueva dentro del departamento y competirle de igual a igual a Martín.

Bajo esa ausencia, Uñac apuntó a armar la interna para activar a la militancia y que quién gane, salga fortalecido. En cuanto a los que pierdan, estos tienen el mandato de acompañar al ganador y trabajar bajo un mismo esquema, algo que no ha ocurrido en otras oportunidades.