La reunión anoche a puertas cerradas en el Partido Justicialista que fue el sitio para rubricar el pacto Uñac-Gioja para la renovación de las autoridades, dejó alguna esquirla. Por un lado, militantes que se quedaron enojados porque todo se resolvió entre cuatro paredes y no de cara a los afiliados, y, por el otro, el exintendente de la Capital Emilio Baistrocchi que fue el único que votó por la moción de que se fijase un calendario electoral y que no todo se ate a la elección nacional del PJ.

El capitalino se despachó largo y tendido en una entrevista en Radio Sarmiento -anoche lo hizo en sus redes sociales- contra los dos máximos dirigentes peronistas de las últimas dos décadas, Sergio Uñac y José Luis Gioja.

Al que apuntó de manera especial fue a Uñac, a quien le recriminó haber "forzado" todo el año pasado, desde el sistema electoral hasta el candidato -por Rubén Uñac- y el vínculo "carnal" con el kirchnerismo.

"Hemos terminado forzando todo, así como hicimos en su momento en la Provincia, donde forzamos el sistema electoral para llevar una ley de Lemas, un tema retrógrado; forzamos la tercera; forzamos todo y terminamos como terminamos", apuntó el exjefe comunal. También aprovechó para endilgarle haber aceptado que el segundo lugar en la lista de senadores recaiga en la camporista María Celeste Giménez, espacio del que dijo "no tener representatividad". También apuntó a que los dos dirigentes no hacen "autocrítica".

Sobre el acuerdo de prórroga, dijo que "es una cuestión de espacio de poder, una necesidad de poder, nada más".

Sin pelos en la lengua, pero sin autocrítica personal (le endilgó su derrota en Capital a factores exclusivamente externos y no propios), se refirió puntualmente a lo ocurrido anoche, "soy consejero hace un tiempo, fue la primera reunión de Consejo a puertas cerradas, ventanas cerradas, cortinas cerradas. Y con alguien cuidando la puerta, cuando estaba toda la militancia afuera que pedía una aplicación de calendario".