Julio Cobos terminó ayer su mandato de vicepresidente como testigo mudo de la jura de Cristina Fernández y Amado Boudou. El mendocino tuvo una participación nula en el estrado de la Cámara de Diputados desde el momento en que la jefa de Gobierno se hizo presente en el recinto.

Cobos no pudo invitar a tomar juramento a los nuevos mandatarios, como establece el protocolo, y la ceremonia de asunción comenzó directamente con la jura del nuevo vicepresidente, quien a su término, convocó a Cristina Fernández a prestar el compromiso constitucional. Tampoco pudo pronunciar la fórmula con la que un vicepresidente entrega la presidencia del Senado y de la Asamblea Legislativa a su sucesor y fue el centro de una rechifla que partió desde los palcos ocupados por seguidores del oficialismo.

EN SEGUNDO PLANO

El dirigente radical de Mendoza estuvo de pie en silencio, con su porte erguido y serio, a las espaldas de Cristina Fernández, mientras duró la ceremonia de traspaso de poder y se retiró inmediato. Pasó raudamente por su despacho, donde se encontraban su esposa Cristina Cerutti y su hijo Agustín, y abandonaron el parlamento mientras la Presidenta pronunciaba su discurso.

Además Cobos tuvo un mal recibimiento por parte de las barras de militantes, dirigentes y simpatizantes kirchneristas que ocuparon los palcos de los tres pisos de Diputados. Fueron unos pocos momentos, pero suficientes, para mostrar que existían la intención de lapidarlo y dejar sentado con claridad su enojo con las posiciones que asumió en los principales debate del Senado, pero también que habían sido estimulados a no centrar todas las energías en el rostro de Cobos.

LA ÚLTIMA AGENDA

El vicepresidente arribó a Buenos Aires, procedente de Mendoza el viernes a las 20, junto con su esposa y su hijo. Ayer, llegó al Congreso a las 9, mantuvo reuniones con algunos colaboradores, entre ellos Juan Montilla y su vocero Julio Paz, saludó a unos pocos amigos que lo fueron a visitar y a las 11 abrió la Asamblea Legislativa. A las 12.30 ya había partido del Congreso y en la tarde regresó a su provincia.