De los 13 diputados oficialistas que dejan sus bancas por la renovación parlamentaria, al menos 4, que son Omar Blanco, Clarisa Botto, Rosalía Garro y Víctor Menéndez, suenan para ocupar puestos en la función pública a partir de diciembre en el tercer mandato del gobernador José Luis Gioja, según adelantaron ayer fuentes legislativas.

Todavía no están definidos los cargos que ocuparían, pero tendrían que ver con las orientaciones que tienen los legisladores.

Así, por ejemplo, Blanco, que durante su mandato estuvo encargado de reordenar el tema de los terrenos donados por las distintas gestiones oficiales, sería convocado para integrar algún área del Ministerio de Infraestructura, que conduce José Strada, y que es uno de los que cuenta con el aval para continuar, según fuentes oficiales.

De los diputados que dejan sus bancas en diciembre hay varios que incluso van a hacerse cargo de un municipio, como en el caso de Fabio Aballay, que asumirá en Pocito, o Juan Carlos Abarca que retomará el control en la comuna de Albardón. Otros lograron la reelección, como Eduardo Bustelo y Hugo Díaz, pero hay un pelotón de 13 legisladores que, de no haber sorpresas volverán a sus anteriores ocupaciones. Entre ellos está un veterano en el manejo legislativo, como es el caucetero Antonio Salvá, que completará ahora 3 mandatos consecutivos.

Sobre los futuros cambios, el gobernador Gioja, al término de la presentación de un libro sobre Malvinas, dijo ayer que ‘me parece que no hay que generar expectativas. Lo que les digo bien fuerte a todos quienes trabajan y trabajaron conmigo es que estoy más que agradecido porque también tienen un poco de responsabilidad en el resultado electoral del 23 de octubre‘.

‘Pero no se puede andar jugando con el nombre de nadie y cuando haya cambios, si los hay, los vamos a dar a conocer en su momento‘, agregó.

El que habló de sus ganas de ocupar el Ministerio de Gobierno, en reemplazo de Emilio Fernández, fue el actual titular de OSSE, Adrián Cuevas. ‘Sería para mí un honor poder acompañar a este Gobierno. Uno está dentro de un equipo de trabajo y a disposición donde fuera necesario‘.

Seguridad

Otro cambio posible, según fuentes oficiales, sería darle más importancia a la Secretaría de Seguridad, que ahora ocupa Dante Marinero. Sería dándole el carácter de Secretaría de Estado, con rango de ministerio. O la variante podría ser nombrar al actual jefe de Policía, Miguel González, en el puesto.

De una u otra manera el objetivo que se persigue es jerarquizar un área que hasta ahora careció de protagonismo y que estaba pensada para que colaborara en la reducción del índice delictivo, uno de los temas que más preocupa en el oficialismo. Para elevarla de rango, el Gobernador puede firmar una ley de necesidad y urgencia, que recién después puede tratar Diputados.