El Gobierno, a través del EPRE, usó parte de un predio privado para desplegar una línea de alta tensión, por lo que el propietario metió un juicio para cobrar la expropiación de todo el inmueble. No obstante, la Justicia rechazó el pedido y el Estado zafó de pagar 11,4 millones de pesos a valores actuales. De todas formas, quedó abierta la puerta a otro conflicto legal. Sucede que, en primera instancia, una jueza dispuso que el Ejecutivo provincial le pague al dueño del terreno una indemnización por la parcela que se utilizó para el tendido eléctrico. Fiscalía de Estado apeló y la Sala III de la Cámara Civil revocó la sentencia porque entendió que la magistrada se extendió más allá de lo que había planteado el demandante. No obstante, el tema quedó instalado para otro eventual reclamo.

La demanda fue hecha por los abogados de la empresa Casa Noble, que se dedica al rubro inmobiliario y que pretendía instalar el Barrio Loteo Morón en el inmueble de calle Nueva S/N, Marquesado, Rivadavia, de 15 hectáreas. Sin embargo, el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) resolvió "afectar a servidumbre administrativa de electroducto" una parcela del terreno. Dicha servidumbre se constituyó para encarar el abastecimiento eléctrico de la provincia a través de la obra "Líneas Varias Ternas de 132 kV ET Provincial La Bebida - ET Provincial Punta de Rieles".

Por eso, los demandantes sostuvieron que "la línea de alta tensión destruye el emprendimiento inmobiliario", ya que ocupa poco más de 6 hectáreas, por lo que solicitaron la expropiación inversa o irregular, es decir, que el Estado los indemnice por la totalidad del inmueble. De acuerdo al reclamo, el monto exigido era de casi 3 millones de pesos a noviembre de 2013. Si hubiese prosperado, de acuerdo al cálculo de los intereses a tasa pasiva del Banco Nación (que es el parámetro de una sentencia contra el Estado), la reparación económica hubiese sido de 11,4 millones de pesos.

El planteo no caminó debido a que la jueza del Contencioso Administrativo, Adriana Tettamanti, rechazó la demanda de expropiación. En sus fundamentos, explicó que la superficie afectada a la línea de alta tensión es de poco más de una hectárea, "es decir, un 8,55 por ciento del total del terreno en cuestión". Además, señaló que la empresa "pretendió continuar con el proyecto (...) independientemente de que, luego, no continuó con el trámite y el plano quedó desactualizado". Así, hubo actos que "demuestran a las claras que la servidumbre de electroducto no impidió darle al terreno un destino económicamente racional, sino que, por el contrario, Casa Noble SRL vio posible seguir con su proyecto inmobiliario, solo que más reducido".

Sin embargo, la magistrada sí le hizo lugar a la indemnización por la servidumbre, por lo que fijó un monto de 671.464 pesos por una valuación del Tribunal de Tasaciones. A valores actuales, el resarcimiento se iría a cerca de un millón y medio de pesos. No obstante, Fiscalía de Estado, a cargo de Jorge Alvo, apeló la resolución, ya que sostuvo que la magistrada resolvió un punto que no había sido solicitado por los demandantes. Así, los camaristas Juan Carlos Pérez, Sergio Rodríguez y Juan Carlos Noguera coincidieron con la defensa que esgrimió el organismo que defiende el patrimonio del Estado.

Casa Noble puede acudir a la Corte para revisar la sentencia de Cámara o, según las fuentes, entablar el reclamo por la servidumbre.

Cálculos

Fiscalía de Estado encargó una valuación de cuánto pagaría el inmueble por la expropiación inversa, si hubiese prosperado el planteo. Según el informe, con la actualización por IPC, llegaría a 411.190 dólares. A valor del dólar oficial, sería de 475.819 de dicha moneda.