Consumo. Los usuarios de agua y cloacas representan el 83 por ciento de los clientes de la empresa estatal. El aumento se dio en todas las categorías en el orden del 46 por ciento.  <

/figcaption>

 

Los sanjuaninos que cuenten con agua potable y cloacas recibirán en febrero las boletas con un aumento del 46 por ciento en promedio. Desde Obras Sanitarias Sociedad del Estado (OSSE) informaron que la suba obedece a la escalada que el año pasado tuvieron los costos de los insumos, mano de obra y materiales que utiliza la repartición para brindar el servicio, lo que ha llevado a que el incremento porcentual sea el más alto desde 2008, cuando se descongelaron las tarifas. En valores nominales, el usuario residencial que sólo tenga acceso a la red de agua pasará de 115,20 a 169 pesos, mientras que el que además posea el sistema cloacal saltará de 209,90 a 307,95 pesos. 


Desde 2008, la empresa estatal viene adecuando el monto de las tarifas en base a un estudio de variaciones de costos. La única excepción fue en 2010, donde no hubo movimientos (Ver infografía). Sergio Ruiz, presidente de OSSE, explicó que el tarifazo en la energía eléctrica tuvo un peso decisivo que repercutió en el valor de las boletas.

 

En toda la red provincial hay 68 perforaciones que utilizan bombas eléctricas, las cuales abastecen el 50 por ciento del agua potable. El funcionario indicó que el Kilowatt de energía subió un 320 por ciento y pese al ahorro en el consumo que llevó a cabo la repartición, terminó pagando un 277 por ciento más en ese concepto. Además, destacó que en los servicios tercerizados, como reparación de veredas, asfaltos y algunas cañerías, las subas treparon al 75 por ciento; el valor de los lubricantes y combustibles crecieron un 71 por ciento; químicos como el sulfato de aluminio para clarificar el agua, un 62 por ciento; y las cajas plásticas que se colocan en las veredas, que se instalan unas 1.000 por mes, un 96 por ciento, entre algunos de los ítems. 

OSSE se encarga del mantenimiento de la red cloacal y de agua.


Frente a esos incrementos, Ruiz resaltó que “hemos tratado de ajustar la tarifa para que el impacto económico sea lo menos significativo posible para la población y garantizar un servicio de calidad. Buscamos la eficiencia y con estos valores, se es autosuficiente y no es necesario recurrir al Estado”. La resolución de la repartición corre a partir de este mes, pero los usuarios verán reflejado el aumento en las boletas de febrero. Así, aquellas familias que están en el grupo de residenciales y que sólo tengan el servicio de agua pagarán casi 54 pesos más. Y las que cuenten además con el sistema cloacal desembolsarán 98,05 pesos extra. Estos dos grupos son los más numerosos, ya que representan más del 83 por ciento de las conexiones que tiene la empresa estatal.


El aumento se dio en todas las categorías y está en el orden del 46 por ciento. En otro ejemplo, los grupos sociales vulnerables y pasivos con haberes mínimos, que están dentro del rubro Beneficio de Red y Jubilados, pasarán de 55 a 80,75 pesos por el servicio de agua. En tanto, aquellos que además cuentan con cloacas saltarán de 96 a 140,82 pesos. Estos dos tipos de usuarios alcanzan el 2,5 por ciento de los clientes de OSSE.