Detalles para embellecerla. En el frente del teatro la fuente aún está vallada y los trabajadores están a full para terminar con el revestimiento. 

 

La fuente principal de la Plaza del Bicentenario encantó a todos en la previa de la inauguración del teatro con sus luces de colores y chorros de agua que se mueven en distintas alturas. Sin embargo, días después fue cerrada para realizarle algunos detalles. Esto, con el objetivo de que se vea mejor. Federico Bocca, de la empresa Perfil, dijo que esa obra fue entregada sin terminar porque la llegada de la venecita (revestimiento que estaba previsto en el proyecto) se retrasó. Es por eso que la empresa pintó la fuente y luego de la inauguración comenzó con la instalación del revestimiento. 


Después de vallar el lugar y con el fin de colocar la venecita, el primer trabajo que se hizo fue sacar la pintura de los 3.000 metros cuadrados, superficie de este espejo de agua. Luego empezaron a pegar este revestimiento, con el fin de que los 750.000 litros de agua (capacidad de fuente) tengan una mejor vista para la gente. Este trabajo aún lo están realizando. Según Bocca la primera etapa de la plaza fue hecha en 2 meses y 15 días. La fuente principal que tienen 3.000 metros cuadrados, tiene además 21 boquillas, o picos, que trabajan en dos alturas diferentes. Para que eso suceda hay tres bombas, que mueven 187.000 litros por hora de agua. Los muros perimetrales de la fuente están revestidos de travertino, mientras que en los márgenes de la vereda hay unos escalones, que son de madera quebracho colorado, como los durmientes. Esta parte de la plaza tiene además las escaleras de acceso, que también fueron hechas con durmientes, para simular la estética de una estación. Además, tiene una superficie de 5.000 metros cuadrados que fue forestada con césped, robles sedosos y palmeras. Este espacio cuenta con riego por aspersión, para el césped y, por goteo para los árboles.

 

‘A la plaza, la gente deberá protegerla‘


Federico Bocca, ingeniero de Perfil

‘Si bien el objetivo de la plaza no es quitarle protagonismo al Teatro del Bicentenario, que es el emblema y que merece ser protagonista, es un espacio igual de hermoso. El proyecto de la plaza se hizo con el fin de acompañar la otra obra y de que sea la antesala del edificio. Es por esto que se usaron muchos materiales similares a los que utilizaron para el teatro. Está hecha con materiales muy delicados y necesitará de mucho cuidado.


A la plaza, la gente deberá protegerla y valorarla, para que no sea blanco de actos vandálicos. Es una obra muy importante. Nosotros ya estamos en la etapa de detalles. Tiene bancos, cestos y bebedero, para hacer de esta plaza un ambiente agradable, para que la gente pueda venir a disfrutar del aire libre, y todo eso lleva un cuidado especial. Al igual que el césped, las palmeras y los jacarandá. Sería una pena que no dure así de linda, por eso si es necesario deberían pensar en poner vigilancia‘. 

 

Las veredas
Además de usar materiales similares a los del Teatro del Bicentenario, para hacer la plaza la empresa utilizó los mismos pisos para las veredas. Esto fue con el objetivo de que toda la cuadra (desde Córdoba a Ignacio de la Roza y de Las Heras a España), luzca de igual manera. Sin embargo, en el interior de la plaza jugaron distintos tipos de materiales para los veredines, con fines estéticos.