"¡Vos dejás de laburar hoy conmigo! ¡Vos sos un pelot... atómico!", le gritaba Marcelo Orrego, líder del Frente Con Vos, a un colaborador por teléfono, mientras su discusión salía en tiempo real por el canal de Youtube de la Cámara de Diputados de la Nación durante una reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales. Por su parte, Gimena Martinazzo, miembro de la alianza opositora, se defendió ayer de la denuncia en su contra en el Tribunal de Disciplina del PRO. La dirigente negó tener pagarés en blanco, es decir, que pueden ser llenados con cualquier monto, y que tuviera intenciones de ejecutar económicamente a concejales rawsinos del partido que dejaron de aportarle dinero de sus sueldos. La acusación señala que nunca devolvió los documentos, lo que representa una suerte de amenaza y presión judicial hacia los ediles. Así, dos figuras de la principal sociedad opositora se han visto envueltos en diferentes escándalos, aunque de fuerte impacto político. 


Orrego pidió disculpas a través de sus redes sociales y destacó que tuvo el exabrupto con un "colaborador de mucha confianza", pero que no era un asesor ni un empleado, por lo que no ha despedido a nadie. El hecho se dio ayer durante una reunión de comisión por Zoom, en la que el diputado nacional dejó encendido el micrófono mientras otro colega exponía su punto de vista sobre el tratamiento de un tema. Fue así que el santaluceño soltó las frases hacia su colaborador, mientras el legislador del PRO Jorge Enríquez le decía "Marcelo, Marcelo, muteate", con el fin de que pusiera su micrófono en silencio. El caso cobró repercusión en distintos medios nacionales, ya que no es la primera vez que los contactos virtuales dejan a los legisladores mal parados en situaciones insólitas y bochornosas. El caso extremo fue el del hoy exdiputado Juan Ameri, quien en plena comunicación por Zoom le dio un beso en los senos a su pareja, escándalo por el que se vio obligado a renunciar.


Por el lado de Martinazzo, ayer habló por primera vez tras la denuncia que le había realizado la concejal Verónica Benedetto y lo hizo en Radio Sarmiento. La exfuncionaria macrista reconoció que recibió durante un año un porcentaje del sueldo de los ediles en funciones y explicó que no hizo nada que no fuera una práctica habitual de la política. De hecho, remarcó que "se pactó de común acuerdo" y que todo fue "avalado por la dirigencia del partido en ese momento, que estaba bajo la conducción de Eduardo Cáceres". 


No obstante, desde el partido salieron a cuestionar a la dirigente. Enzo Cornejo, presidente del PRO local, señaló que "lamento que Gimena Martinazzo haya intentado menoscabar los valores y principios del PRO en nuestra provincia. Rechazo enfáticamente que la práctica reconocida por Martinazzo sean habituales en nuestro espacio político. Desde ya, la invito a que haga la denuncia en donde estime pertinente, indicando qué excandidato a intendente y qué concejales o exconcejales firmaron pagarés en blanco como ella reconociera públicamente". Además, indicó que "confío en que el Tribunal de Disciplina tome las medidas correspondientes, siempre en beneficio y cuidado de la institución".


Martinazzo, a su vez, expresó que la acusación en su contra (encarada por la concejal Benedetto) se dio luego de la denuncia por lesiones que le hizo a Cáceres, quien fue procesado por la Justicia. "No tengo dudas que se trata de una práctica para ensuciar mi figura pública", aseguró.