Exaliados. El intendente Castro, el presidente del Concejo, Mario Pacheco, y el edil José Risueño integraban el mismo equipo. Ahora no se pueden ni ver.

 

Es una sesión especial fijada por el concejal José Risueño que se peleó con el intendente José Castro y dos opositores radicales. En la misma, los tres ediles, que son mayoría, irán por la cabeza del presidente del cuerpo deliberativo, el oficialista Mario Pacheco, a quien le achacan un supuesto accionar irregular. Y este último manifestó que, aunque considera que la convocatoria no tiene validez, concurrirá para dar todas las explicaciones en una movida "que no tiene coherencia". Así, mañana será el día clave en el Concejo, dado que todo se encamina a que el jefe comunal pueda tener en los próximos dos años un titular del órgano legislativo que jugará en su contra. No obstante, el intendente mantiene la prudencia y quiere que se produzca la sesión y se lleven a cabo las consecuencias para analizar la presentación de algún planteo administrativo o judicial.

Risueño había manifestado que en la sesión se le informará a Pacheco las presuntas falencias que ha cometido en la tramitación de pedidos de informes desde el Concejo en la investigación que el edil rebelde lleva adelante por las presuntas irregularidades del Ejecutivo en la compra de gasoil para las movilidades municipales. En ese marco resaltó que "si no da explicaciones satisfactorias, tomaremos la decisión de removerlo". El titular del cuerpo legislativo aseguró que asistirá con su compañera de bloque, Valeria Garay, que dará todas las explicaciones y calificó todo como una "payasada".

Si lo desplazan, se desatará una serie de interpretaciones sobre su eventual sucesor. La norma dice que el presidente debe ser un hombre de la lista del intendente. El concejal cumple con ese requisito, pero luego se distanció y fue expulsado del bloque. Por eso, en el oficialismo dicen que no le corresponde, mientras que Risueño argumenta que está en condiciones de ser el titular del Concejo. La crisis estalló cuando el edil denunció públicamente las presuntas anomalías, pero Castro retrucó que todo se debe a que quiere tapar sus actos irregulares, ya que lo denunció en la Justicia "por graves acciones administrativas".