Durante la mañana de hoy, Claudia Salica pidió la "inmediata detención" del exintendente de Angaco por presunta malversación de caudales públicos, incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad, en perjuicio de la administración pública. La fiscal hizo la solicitud al juez Benedicto Correa, quien tiene el caso en sus manos. 

José Castro está sospechado de utilizar maquinarias y personal municipal en un terreno privado de Chimbas. Por este hecho, el exjefe comunal había removido de su cargo al secretario de Planificación municipal, Walter Funes, quien era la autoridad a cargo de las movilidades del municipio.

La denuncia policial había sido radicada por el concejal José Risueño el pasado mes de octubre. "Las máquinas del municipio hoy están paradas por falta de combustible y Castro las manda a trabajar a un terreno privado fuera del departamento", dijo en ese momento el edil.

Lejos de admitir las irregularidades, el exintendente aseguró que “Risueño es un corrupto que trata de esconderse tras una denuncia”. “Él debería decir que tiene aprobado por unanimidad todos los partes diarios y todos los balances mensuales de nuestra gestión. En una maniobra extraordinaria ha intentado derogar con una ordenanza las aprobaciones del Concejo Deliberante de todo un año para hacer este tipo de denuncias”,  manifestó.

Los cruces entre Risueño y Castro tienen larga data. Uno de los puntos más álgidos de la relación se dio en agosto del año pasado, cuando el primero denunció en la Justicia que el el exmandatario angaqueño y su familia estaban haciendo uso exclusivo del secadero municipal para su emprendimiento de pasas.