El área contable y legal del Concejo Deliberante de Rawson detectaron, según sus dictámenes, una irregularidad en el balance de noviembre de 2020 presentado por el municipio. Según indicó el presidente de la comisión de Hacienda, el edil Fabián Olguín, en los documentos quedó expuesto que el exsecretario de Gobierno, Elias Robert, realizó contrataciones de servicios a una empresa de su madre por unos 70 mil pesos, lo que va en contra de una norma provincial que establece que no pueden existir contratos en el Estado con familiares hasta el segundo grado de consanguinidad. Con esa información, el legislativo comunal, por unanimidad, decidió no aprobar el ejercicio y enviar un pedido de informe al Ejecutivo para que responda sobre la anomalía. Incluso, Olguín señaló que, de no haber una respuesta aclaratoria, no descartan denunciar los hechos en la Justicia. Además, fue más allá al sostener que "acá hay responsabilidad del intendente porque no puede ser que no haya estado enterado de esto". También dijo que, por lo que fija la Carta Orgánica, el jefe departamental es responsable solidario por lo que ejecuten sus secretarios.

Robert ya no es más parte del gobierno de Rawson. El exfuncionario, que en su último tramo fue secretario de Ambiente y Servicio Público, renunció en junio "por razones personales". Pero, en Facebook publicó que, "por convicción, seguiré trabajando en lo que tanto me gusta, que es la política, y el compromiso de ayudar a nuestro querido Rawson a ser mejor cada día!". Tras esa afirmación, se lo vio junto a Franco Aranda, exintendente de la Capital y referente provincial del Frente Renovador, que a nivel nacional lidera Sergio Massa.

Según Olguín, la irregularidad surgió porque el entonces secretario de Gobierno solicitó la contratación directa de una imprenta para la provisión de talonarios para el cobro domiciliario de las tasas municipales. Así, se firmaron dos expedientes: uno por 48.000 pesos y otro por unos 22.000 pesos, a favor de una empresa cuya titular fue Patricia Elizabeth Segada (fallecida), madre de Robert. Así, el concejal indicó que "se autorizó la compra y la contratación. Se hizo el pago e, incluso, está la factura correspondiente, en la que figura el nombre de la madre y también el del secretario de Gobierno porque es quien firma la factura conforme". Por eso, destacó que "hay responsabilidad de varias personas porque acá todos saben que ella es la madre". Además, Olguín aclaró que "esto no tiene nada que ver con política. Este es un hecho grave. Acá hay una falta a una ley y están en juego las finanzas públicas". Así, dijo que "vamos a esperar la respuesta y, en base a ella, veremos qué camino se toma. Podemos ir a la Justicia, al Tribunal de Cuentas o a donde tengamos que ir".

El concejal explicó que, por la pandemia, la Comisión de Hacienda y Presupuesto del Concejo Deliberante se encuentra analizando los ejercicios contables de 2020. Así, ya estudiaron el período correspondiente a noviembre, en el que el asesor contable del legislativo reflejó la falta. Tras ser detectada, el edil explicó que envió los dos expedientes al asesor letrado del Concejo, quien también dictaminó alertando sobre el incumplimiento de la ley provincial que regula las contrataciones del Estado. Con las dos resoluciones, los 12 concejales, entre oficialistas y opositores, solicitaron explicaciones del Ejecutivo.

Servicios

Según el análisis de las cuentas municipales de noviembre de 2020, Rawson habilitó en dos oportunidades la contratación del servicio de imprenta a la empresa en la que la madre de Elias Robert era la titular.

Monto

Los valores de las contrataciones ascienden a unos 70 mil pesos. Una de las facturas fue por 48 mil pesos, mientras que la segunda ronda los 22 mil pesos. El conforme de las facturas fue firmado por Robert.

Cruces entre el Ejecutivo y el Concejo


La gestión en Rawson viene teniendo fuertes enfrentamientos entre el Concejo Deliberante y el Ejecutivo. El primero lo lidera Juan Carlos Salvadó, referente del giojismo, quien se ha mostrado combativo hacia la conducción de Rubén García. De hecho, el intendente cuenta con dos ediles aliados de los 12 que tiene el cuerpo deliberativo. En el entorno de García señalan que desde el Concejo le vienen poniendo trabas, lo que se manifiesta en el vínculo con el gremio de los municipales. Incluso, cuando el intendente estuvo internado, a fines de 2021, por problemas de salud, Salvadó convocó al SUOEM a paritaria para definir el organigrama municipal y la recategorización del personal. La movida fue vista con muy malos ojos, ya que el llamado a realizar cambios en la estructura departamental está en manos del intendente y no del presidente del Concejo. Además, los proyectos enviados desde la Intendencia al cuerpo deliberativo o no han tenido el OK esperado o se han visto demorados, dijeron las fuentes. Uno de ellos es la habilitación presupuestaria para la recategorización de personal, lo que García había prometido realizar este mes.