Cuando se logró el convenio a nivel nacional que abrió la puerta para que los funcionarios judiciales de alto rango pudieran jubilarse con el 82 por ciento móvil, se hablaba de una renovación histórica en Tribunales. Y en la práctica así fue.

En casi cuatro años y medio, 48 personas entre jueces, fiscales, defensores oficiales y asesores pasaron a retiro y desde este año, unas 20 más están en condiciones de hacerlo.

El recambio, por una cuestión lógica, también se dio en los puestos que dejaron aquellos que subieron un peldaño al cubrir rangos superiores, en el reemplazo por una destitución y por la creación de cargos. Así, las modificaciones en el organigrama del Poder Judicial llegaron al 55 por ciento de los 115 cargos en total.

Los números revelan que la planta de puestos jerárquicos en la Justicia estaba avejentada. El escollo que había era que los funcionarios tenían un techo a la hora de jubilarse, por lo que al quedar como pasivos iban a percibir mucho menos de lo que ganaban en actividad. En 2012, la gestión giojista firmó un convenio con la Anses, el cual les permitió retirarse con el 82 por ciento móvil.

Desde agosto de ese año comenzó la numerosa partida de magistrados y demás actores jerárquicos. La más resonante fue la del miembro de la Corte de Justicia, Carlos Balaguer, quien se acogió a los beneficios jubilatorios el año pasado.

Su reemplazo se produjo en diciembre con la asunción del ex fiscal de Estado Guillermo De Sanctis (ver foto). Además, hubo otras 47 bajas que incluyeron a jueces de Cámara civil, laboral, penal, de Paz y los de primera instancia de todos esos fueros. No fueron los únicos, ya que también dejaron sus sillones fiscales de Cámara, de primera instancia, defensores oficiales y asesores de Menores.

Según se desprende de un relevamiento con fuentes de Tribunales, unos 20 funcionarios judiciales de todos los fueros se encuentran en condiciones de acogerse al beneficio jubilatorio, ya que cumplen con los requisitos: 65 años de edad para los hombres y 60 para las mujeres, además de 10 años de ejercicio continuo de la actividad judicial.

 

Menores y Familia


En diciembre salieron las designaciones para el Régimen Penal Juvenil y reforzar el fuero de Familia. En este último, Esteban De la Torre fue nombrado juez y Marisa Palacios y Daniela Riveros, defensoras. En Menores, Adolfo Díaz y Gladys Capdevilla serán fiscales y Ernesto Escobar y Laura Romarión, asesores.
 


La mira sigue puesta en la Corte, ya que los cuatro integrantes que vienen en sus cargos desde mediados de los 90 reúnen las condiciones para hacerlo. El que abrió la puerta fue Humberto Medina Pala, quien en un encuentro íntimo por la despedida de su colega Balaguer, dijo que quizás este año siga el mismo camino.

De ese lote, ya hay algunos que han presentado la renuncia, como la camarista civil Estela Zorrilla y la jueza de Paz de Caucete, Cristina Bustos, quienes están a la espera de la resolución de la Anses.

De confirmarse el recambio de los 20 funcionarios, el Consejo de la Magistratura tendrá un arduo trabajo, ya que debe convocar a los interesados en cubrir las futuras vacantes, tomar las entrevistas, conformar las ternas y enviarlas a la Cámara de Diputados para que se produzca la designación final.

En el marco de las 48 jubilaciones, se generaron 10 vacantes en puestos de Cámara, los que fueron cubiertos por magistrados que venían de los juzgados de primera instancia. Así, los sillones en estos últimos tribunales quedaron libres y fueron ocupados por caras nuevas.

Además, en el plazo de cuatro años y medio se produjo la destitución del juez civil Carlos Macchi, quien fue reemplazado por Carlos Fernández Collado. Y también se crearon cinco cargos (tres de la Sala IV de la Cámara Civil y dos para los juzgados de Paz de Capital). Todo eso da un recambio de 64 de los 115 lugares jerárquicos del Poder Judicial, un 55 por ciento.


Récord

11 Fueron las designaciones de funcionarios judiciales que realizó la Cámara de Diputados en la sesión extraordinaria de diciembre.


 

Designación histórica en la Corte de Justicia




Guillermo De Sanctis asumió como miembro de la Corte de Justicia el 29 de diciembre. Así, reemplazó a Carlos Balaguer y produjo el primer recambio en el máximo tribunal después de 20 años.

El cargo despertó un interés inédito en el ámbito judicial, ya que se presentaron 40 postulantes, aunque luego uno fue dado de baja porque no reunía la cantidad de años de ejercicio profesional que requiere la Constitución y un segundo no se presentó a la entrevista del Consejo de la Magistratura. De Sanctis compitió en la terna contra el abogado Jorge Alvo y la jueza del Contencioso Administrativo, Adriana Tettamanti.

Al jurar como cortista, dejó vacante su cargo en la Fiscalía de Estado. El reemplazante es elegido como un juez, es decir, el Consejo debe llamar a concurso, conformar la terna y enviarla a la Cámara de Diputados para la designación.