Empleados. Uno de los puntos centrales de la ley establecerá que los intendentes no podrán incorporar personal permanente en los últimos nueve meses de mandato.

 

 

En los últimos nueve meses de gestión, ningún intendente podrá incorporar empleados de manera permanente, esto es, sumarlos a la planta estable o con un contrato que exceda los seis meses y que recaiga en la administración siguiente. La medida surge de los lineamientos que firmaron las 19 comunas para dar cumplimiento a la futura ley de responsabilidad fiscal que el Ejecutivo enviará a la Cámara de Diputados el mes que viene, junto a la ley de coparticipación municipal. Si bien la regla no habla específicamente del personal, ya que establece una prohibición de generar incrementos en el gasto corriente de carácter permanente, fuentes oficiales indicaron que la obligación apunta a la no incorporación de agentes en un año que coincide con lo electoral, cuyo costo puede afectar a un eventual reemplazante.

La iniciativa del uñaquismo va en sintonía con la ley de Responsabilidad Fiscal que firmó con la Nación y en el plano local, apunta a contener el gasto público y reducir el déficit en las comunas. Pero además busca eliminar un histórico problema de los intendentes que asumen una nueva gestión y se quejan de que heredaron plantillas sobredimensionadas en relación a la población y números en rojo.

El límite de incorporación de personal en los últimos tres trimestres es uno de los cuatro lineamientos del pacto fiscal local. El mismo representa un cambio en la normativa que la provincia firmó con Nación, en la que la prohibición es de seis meses. A nivel local, en el Ejecutivo entienden que ese periodo es muy corto para el último año de mandato de un jefe comunal, por su cercanía con los comicios, y por eso extendieron el plazo a nueve meses. Además, hay excepciones a la regla, como encarar obras de infraestructura que requieran de trabajadores. Otra de las prohibiciones que un jefe comunal tendrá durante los últimos tres trimestres de su mandato es que no podrá donar o vender activos fijos del municipio, como inmuebles o movilidades.

Junto a la regla de fin de mandato figuran otras que ayudarán a las comunas a contener el gasto y que no desembolsen más de lo que tienen. Una de ellas apunta al control de las erogaciones públicas, con el fin de que no supere el índice de inflación anual. Otra, tiene que ver con congelar la planta de personal al 31 de diciembre de 2017, la cual sólo podrá crecer de acuerdo al incremento de la población. La última es no endeudarse más del 10 por ciento de sus recursos corrientes. Este último punto también es diferente al acuerdo nacional, en el que el índice de endeudamiento es del 15 por ciento de los fondos corrientes netos.

Los que cumplan con todas las medidas que dispondrá le ley podrán ser tenidos en cuenta dentro de la creación del Fondo de Desarrollo Regional. Este servirá para llevar adelante proyectos en materia productiva, turística y de desarrollo urbano. Además, podrán participar del Fondo de Emergencia Municipal, esto es, recursos que dispondrá el Ejecutivo para asistir a aquella comuna que lo necesite por alguna eventualidad. A los que no cumplan, el Gobierno les limitará avales y garantías si buscan adquirir algún crédito y también podrá publicar sus fallas de gestión en la página web de la provincia.


 

>  Órgano clave  <

Comisión fiscal

Dentro de los lineamientos que firmaron los municipios con Hacienda figura la creación de una comisión fiscal municipal. El cuerpo estará integrado por todos los municipios y servirá para discutir el cumplimiento de la ley.