Decisión. En Iglesia, uno de los principales focos del mal, emprendieron una campaña de vacunación de los equinos para evitar la propagación a los que están sanos.

 

Inicialmente, la Cabalgata de la Fe a la Difunta Correa estaba prevista para este fin de semana, desde el 12 al 15, pero apareció el fantasma de la influenza equina, una gripe que afecta a caballos, asnos y mulas, y todo cambió. En la Federación Gaucha Sanjuanina, la entidad organizadora, hablaron primero de pasar la actividad para fines de abril, pero el virus avanza cada día más y no será posible tener los animales en condiciones para la nueva fecha. Frente a esta situación, en un encuentro que tuvo lugar el lunes por la noche, con la participación de representantes de las agrupaciones gauchas, decidieron trabajar ahora para agosto, una vez que pasen los días fríos de invierno.

"Es por protección de los animales y de los mismos gauchos, porque se duerme a la intemperie", dijo Sergio Maldonado, secretario de la Federación Gaucha.

La decisión de organizar la actividad es de la entidad, mientras que ni el Gobierno o el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) la pueden prohibir, pero desde ambas organizaciones acompañaron la resolución.

La enfermedad, que aqueja sólo a los animales y no al ser humano, y que se caracteriza por la presencia de fiebre y decaimiento en el equino, comenzó afectando a caballares de Iglesia y Calingasta y se ha venido extendiendo a otros departamentos, como Jáchal, Santa Lucía, Pocito y Rawson. Y, según los cálculos que hacen en el Senasa, puede llegar a ampliarse a entre el 90 al 95% de los animales de la provincia. Según una estimación de la Dirección de Desarrollo Pecuario, se calcula que en San Juan hay entre 8.000 a 10.000 equinos.

El primer foco se detectó en Calingasta y rápidamente se cruzó a Iglesia. El origen pudo haber sido el ganado chileno que vino a pastar al lado sanjuanino de la cordillera, en lo que se conoce como veranadas. Y también se detectaron casos en Mendoza por lo que hasta tuvieron que cerrar el hipódromo. El problema es que el virus tiene un alto contagio por las secreciones de los animales. Fue una de las razones para suspender la cabalgata, ya que habrá una alta concentración de animales y se podría contagiar la mayoría. Otro motivo es el esfuerzo que deberán realizar a lo largo de dos jornadas. Primero desde la Capital hasta Caucete, donde los gauchos hacen noche, y al otro día temprano emprenden el viaje hasta llegar a la Difunta Correa. "No es aconsejable hacer la cabalgata cuando el clima está frío porque es exponer a los animales y a la gente", dijo Maldonado.

Otra razón de peso es que, como hay varias provincias con el mal, como La Pampa y Santa Fe, además de Mendoza, es muy difícil conseguir vacunas suficientes.

"Pasar la cabalgata para agosto me parece una medida lógica", dijo Sergio Rossi, coordinador de Sanidad Animal de la Regional Cuyo del Senasa. El profesional dijo que para esa fecha ya habrá pasado la onda de contagio y los animales que hayan estado enfermos estarán inmunizados y no contraerán nuevamente el mal.

Alfredo Martín, director de Desarrollo Pecuario, también aplaudió la resolución. "Me parece una decisión sabia pasar la cabalgata para después de los fríos". El funcionario recordó que la vacuna se debe aplicar en animales sanos y que son muy pocos los que llegan a morir por efecto del mal.

Rossi, coordinador del Senasa, recordó la importancia de vacunar a todos los animales para evitar riesgos innecesarios. Y aclaró que esa responsabilidad es de los dueños de los equinos y no del organismo nacional. En el mercado, cada vacuna cuesta entre 180 a 300 pesos, y la recomendación es que la aplicación la haga un veterinario acreditado.

 

  • Responsabilidad
    Según la legislación vigente, son los propietarios de los animales los responsables primarios de mantener su sanidad. Por eso es que deben tomar los recaudos necesarios respecto al contacto estrecho con otros caballos, ya que son los factores típicos de riesgo para contraer la enfermedad.


 

>> Qué es el mal y las recomendaciones  &nb

sp; 

 

La gripe equina es una infección respiratoria aguda de los caballos, burros y mulas que se caracteriza por la aparición de fiebre y tos seca seguida de una descarga nasal mucopurulenta. Según sostiene el Senasa, en la Argentina la vacunación está permitida y es obligatoria para todos los équidos que permanezcan o se movilicen hacia un remate, feria, exposición, hipódromos, clubes hípicos o a lugares donde se practiquen actividades ecuestres como trote, pato, polo, salto, doma, jineteadas y endurance.

Por eso se aconseja tomar recaudos respecto al contacto estrecho con otros caballos, el hacinamiento y el transporte, ya que son los factores típicos de riesgo para contraer la enfermedad. También procurar aislar los equinos al ingreso al establecimiento, así como también la higiene y desinfección de las instalaciones y demás instrumentos de uso. Se aconseja evitar el contacto con animales que provengan de establecimientos o eventos de riesgo con los animales propios. La vacunación es primordial.

 

 

#Atención Queremos que no te pierdas nuestras noticias. Mirá este video y seguí las instrucciones

#Atención #FacebookQueremos que no te pierdas nuestras noticias. Mirá este video y seguí las instrucciones

Publicado por Diario de Cuyo en martes, 10 de abril de 2018