Alternativa. El ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, durante un acto de ingreso de personal policial. Con uno de los cambios en la ley, podrán convocar a retirados por un cierto plazo para ganar en prevención en las calles.

 

La gestión uñaquista meterá bisturí en las leyes que regulan el funcionamiento de la Policía que llevan poco más de 30 años sin retoques. El objetivo: darle mayor operatividad a la fuerza, sumar personal en las calles y a la par de los beneficios que se han ido otorgando a los efectivos, exigir conductas ejemplares a través de la actualización de las sanciones. Para ello, el Gobierno llevará las Regionales (unidades que nuclean a las comisarías por zona) de cinco a siete u ocho, las Direcciones operativas pasarán de seis a ocho o nueve, incorporará la figura del defensor gratuito del policía en cumplimiento de sus funciones y podrá convocar a retirados, que reúnan ciertos requisitos, por un determinado tiempo.

Los datos los dio a conocer el ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, de quien depende la fuerza policial. El alfil uñaquista manifestó que están terminando de dar las últimas puntadas a las modificaciones de la ley Orgánica de la Policía y la de los Deberes y Derechos del personal para que en un plazo de dos semanas se presenten los proyectos a la Cámara de Diputados.

El Ejecutivo tiene como uno de sus ejes la lucha contra la inseguridad y en ese campo ha puesto en marcha el procedimiento de Flagrancia, el sistema de juicios exprés para los delincuentes atrapados in fraganti, y el año que viene pondrá a rodar la investigación fiscal. En lo estrictamente policial, ha reforzado el equipamiento, ha avanzado en el mejoramiento edilicio y ha regularizado los ascensos de los efectivos para premiarlos.

Entre los cambios que se vienen, Baistrocchi adelantó que habrá más Regionales, que son las unidades que abarcan a las comisarías por zonas y tienen la función coordinar, junto a los jefes de dependencia, los distintos operativos de acuerdo al mapa delictual de cada área, entre otras. En la actualidad hay cinco (Capital, Este, Oeste, Sur y Noroeste) y el plan oficial es llevarlas a siete u ocho. Para la fuerza, contar con más de estas unidades servirá para descomprimir a las actuales, que concentran muchas comisarías, lo que favorecerá a una tarea más focalizada.

Además se crearán dos o tres Direcciones, lo que implicará que sus titulares, comisarios generales, integren la Plana Mayor. Hoy están la Dirección de Personal (D-1), la de Inteligencia (D-2), la de Operaciones (D-3), la de Inspecciones Logísticas (D-4), la de Coordinación Judicial (D-5) y la de Institutos (D-6). El surgimiento de más unidades obedece a su crecimiento y a la necesidad de autonomía por su especialización, ya que están dentro de algunas de las actuales Direcciones. Las que perfilan para ese rango son Bomberos, el área de comunicaciones y Tránsito.

Por otro lado, un retoque en la norma habilitará a la Policía a convocar a los suboficiales que se retiren, "lo que nos permitirá tener más gente en las calles", señaló Baistrocchi. Ahora, aclaró que no será a cualquiera sino que analizarán el desempeño y los seleccionados no pueden tener más de cinco años como retirados, no superar los 55 años de edad, la convocatoria se puede extender por tres años y su aceptación es voluntaria.

En el régimen disciplinario se elimina la figura de arresto, que en la práctica no se daba. Ahora, ante faltas, que quedarán establecidas, los comisarios podrán aplicar llamados de atención, recargos horarios y suspensiones sin goce de haberes hasta un cierto número de días. Las que excedan el plazo fijado seguirán en manos del jefe de Policía y la Subsecretaría de Control. Además, con la suspensión va la inhabilitación accesoria para hacer adicionales.

 

Ingreso más exigente


Para el ciclo lectivo 2019 en las carreras de Seguridad Ciudadana (para policías) y Seguridad Penitenciaria, las autoridades de la Universidad Católica, en conjunto con el Gobierno, endurecieron los requisitos para el ingreso. Los aspirantes a ser uniformados deberán tener como mínimo 19 años, cuando antes debían contar con 18, y someterse a una evaluación psicológica más exhaustiva. Las medidas surgieron luego de que saliera a la luz que menos del 50 por ciento de los aspirantes de ambas carreras aprueba el examen de admisión en primera instancia, debido al bajo nivel académico. Y en el marco de los casos de accidentes fatales protagonizados por policías que conducían ebrios.

Otro cambio es que se extenderá por seis meses el cursado de las carreras de Diplomatura en Seguridad Ciudadana y Penitenciaria.

 

Modificaciones

 

Estructura

Las Regionales (unidades que nuclean a las comisarías) pasarán de cinco a siete u ocho, mientras que las Direcciones operativas se irán de las actuales seis a ocho o nueve. El objetivo es darle mayor operatividad y agilidad a la fuerza.

 

Nuevas figuras

Se incorporará el defensor gratuito de policías que en el desarrollo de sus funciones sean denunciados por una supuesta acción irregular. No contemplará a aquellos que cometen delitos. El Gobierno además podrá convocar a efectivos retirados por cierto tiempo.

 

Sanciones

Del régimen disciplinario se elimina la figura del arresto. El jefe de dependencia podrá hacer llamados de atención, recargos horarios y aplicar suspensiones sin goce de haberes de pocos días. Las más graves siguen en manos de instancias superiores.