Es la segunda vez que a Sergio Uñac le toca abrir el período de sesiones ordinarias de la Cámara de Diputados como gobernador de la provincia. Por supuesto, ninguna es igual que la anterior. Y esta vez, a poco tiempo de encarar su primer desafío electoral como jefe del Ejecutivo y del partido Justicialista a la vez, el pocitano, sin hablar de elecciones, ya que el lugar no es el apropiado para hacerlo, le dedicó buena parte de su discurso a sus raíces políticas: el peronismo. Este periodista contó al menos cuatro, pero pudieron ser más, las veces en las que Uñac se refirió al peronismo, con frases del creador de ese movimiento, una fuerte señal sobre el perfil ideológico de su gobierno y, por qué no, un mensaje a la interna del partido y a sus rivales nacionales, el macrismo. Hubo un sobresaliente agradecimiento al presidente de la Cámara de Diputados y vicegobernador, Marcelo Lima, e incluso a la oposición en la Legislatura, lo que no es habitual.

 

Incluso el marco fuera del recinto de la Cámara de Diputados, fue puro peronismo: sobresalieron los carteles de la juventud del partido Justicialista con la leyenda "Uñac conductor". También las banderas del gremio UOCRA y las de Franco Aranda, el intendente de la Ciudad de San Juan. El mandatario se acercó a saludar a cada persona que quiso sacarse una foto con él o que intentó acercarse. Habló con todos los medios de la provincia y entró por una de las puertas principales del edificio, no metió el auto en el estacionamiento de la Legislatura, que es lo que se solía hacer José Luis Gioja para evitar que el ingreso se desordenara. Se puede decir que fue un caos "agradable y controlado".

 

"Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada". Dijo Uñac para referirse al último incidente en la mina Veladero. Y terminó su discurso con otra frase que se le adjudica al peronismo: "El éxito, como sabemos, no es fruto de la suerte o la casualidad, es obra de la previsión, de la organización y la realización". En el medio pasaron al menos dos más: "Sensibilidad e imaginación son la base para ver, ver es la base para apreciar, apreciar es la base para resolver, y resolver es la base para actuar". Y "La política, que no es un fin en sí misma, sino un medio para el bien de la Patria, que es la felicidad de sus hijos y la grandeza nacional". Evidentemente Uñac quiso decir que es peronista, que seguirá en esa línea y que no se apartará de ella. Si este año fuese uno más, tal vez esas frases hubieran quedado en el olvido, pero el mandatario está enfrentando este año elecciones clave: si gana, podrá seguir gobernando con tranquilidad, pero si pierde, le esperan 48 meses de terror. El peronismo será la base, evidentemente.

 

Hubo un especial reconocimiento al trabajo de Marcelo Lima como vicegobernador y, en él, al resto del cuerpo legislativo, incluso a la oposición, a quienes les dedicó una frase: "Gracias por sus observaciones, porque para las críticas también tenemos oídos". Es, tal vez la Cámara de Diputados, un peligroso reservorio de dirigentes no afines al uñaquismo. No por el presidente, si no por varios otros que aún se muestran indefinidos ante la interna. Teléfono para ellos también.

 

Un dato: también llamó la atención de más de uno de los funcionarios que estuvieron en el recinto, la presencia del exgobernador Jorge Alberto Escobar y que Uñac lo haya mencionado. ¿Para quién jugará el exmandatario?