Salida. El magistrado, actual presidente de la Corte de Justicia, lleva poco más de 22 años en el máximo tribunal de la provincia.



"Estoy bien, pero no quiero irme estando mal. Prefiero abrir camino para que otros abogados accedan a la cúpula del Poder Judicial. La renuncia la presentaré en poco tiempo". La frase del actual presidente de la Corte de Justicia de San Juan, Abel Soria Vega, reflejó ayer el motivo de por qué ha tomado la decisión de dejar el cargo. Si bien el cortista no fijó una fecha para el planteo de su dimisión, condicionada a recibir el beneficio de la jubilación, fuentes oficiales indicaron que el miércoles se los comunicó a tres de sus pares y que la misma es inminente, al punto que no descartan que ocurra la próxima semana. Una vez que se dé, serán dos los ministros que estarán este año con el trámite iniciado para dejar de pertenecer al Poder Judicial. Adolfo Caballero hizo lo propio en abril, pero la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) hasta el momento no le ha informado desde qué fecha tendrá que dejar de ir a trabajar para percibir sus haberes de jubilado con el 82 por ciento móvil, aunque las fuentes calcularon que será en los próximos dos meses.

Luego de la presentación de un nuevo concurso de ingreso al Poder Judicial (Ver nota vinculada), Soria Vega le indicó a este medio que una vez que presente la renuncia, "debe ser aceptada por la Cámara de Diputados. Ahí empieza a correr el término para que la Anses verifique todos mis aportes. Ese proceso demora unos seis meses, por lo que estaría finalizado en marzo o abril, cuando ya no sea presidente". Por otro lado, el propio cortista sostuvo que al Poder Judicial le hace falta una mirada y un análisis de gestión "más nuevo".

La salida de Soria Vega representará otro cambio histórico dentro de la cúpula de la Corte de Justicia de la llamada vieja guardia. Junto a Juan Carlos Caballero Vidal, Carlos Balaguer, Humberto Medina Palá y Adolfo Caballero comandaron Tribunales por poco más de 20 años, período en el que recibieron fuertes críticas de distintos sectores judiciales que los señalaron como los responsables del adormecimiento y del colapso del sistema judicial. El primero en salir fue Balaguer, en 2016, y en su reemplazo fue nombrado Guillermo De Sanctis. Luego fue el turno de Caballero Vidal, que se vio obligado, en 2017, a dimitir en su cargo, jaqueado tras un pedido de juicio político por la investigación por su presunta vinculación en delitos de lesa humanidad durante su desempeño como magistrado de primera instancia en la dictadura militar. Adriana García Nieto asumió este año en su lugar, quedando en la historia como la primera mujer en llegar al máximo tribunal judicial de la provincia. Ahora se abrirá otro concurso con la salida de Caballero y lo mismo ocurrirá en 2019 con Soria Vega, lo que despertará el interés de los profesionales. El único que no ha confirmado su alejamiento es el más antiguo de todos. Medina Palá llegó al cargo en 1994, hoy tiene 76 años, y viene amagando con su partida hace tiempo, por lo que en los pasillos del edificio 25 de Mayo se habla de que no faltará mucho para su salida.