Tuberías. Ayer arribaron dos aparatos que completan el equipamiento inicial del proyecto. Sólo faltan dos turbinas. 

 

El proyecto sanjuanino para producir energía eléctrica con basura orgánica comenzó a transitar su etapa final.

Ayer llegaron equipos clave y de no mediar inconvenientes, las autoridades estiman que la planta, instalada en Cañada Honda, Sarmiento, dará sus primeras pruebas a fin de año.

El arribo de una tubería de gas y otra de vapor puso en marcha la etapa final. Queda por instalar dos turbinas generadoras, las que serán adquiridas por el EPSE (Energía Provincial Sociedad del Estado), una vez que se reciba un aporte nacional de 10 millones de pesos.

Según confirmó Tulio Del Bono, secretario de Ciencia y Tecnología, "con el arribo de los equipos, la obra logró un avance del 75 por ciento, lo que implicó una inversión hasta el momento de 40 millones de pesos".

El plan, único en el país, impulsado en conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), empresas privadas y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, tiene por objetivo generar electricidad a través de desechos domiciliarios y brindar energía para abastecer unas 600 casas, por ejemplo.