En otra disputa con Energía San Juan en la Justicia, el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) recibió un nuevo revés. La entidad de control había decidido transferirle a la empresa distribuidora la Estación Transformadora Solar Ullum y la línea de alta tensión que va desde ese punto hacia la de Punta de Rieles para que las use y realice sus respectivos mantenimientos. La compañía puso el grito en el cielo y presentó una cautelar en la Justicia Federal para frenar el traspaso, ya que sostiene que, en líneas generales, no le "interesa" tener bajo su órbita tales instalaciones, dado que su manejo representaría una pérdida económica. Energía San Juan tuvo un fallo a favor en primera instancia y trascendió que fue ratificado por la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza. Se trata del primer paso de la pelea legal, ya que el planteo de fondo es la nulidad de la resolución del EPRE. Por su parte, la provincia sostiene que la firma debe hacerse cargo de la estación transformadora y de la línea, debido a que no afectan el contrato de concesión y que anteriormente se quedó con otras instalaciones y no puso ninguna objeción, entre otros puntos.

El otro fallo en contra que había recibido el ente que conduce Jorge Rivera Prudencio fue el que frenó una resolución que le había prohibido a Energía San Juan girar las ganancias a sus accionistas mientras dure la emergencia sanitaria por la pandemia. El planteo resuelto fue una cautelar que cayó en el Juzgado Contencioso Administrativo de la provincia, a cargo de Adriana Tettamanti, quien sostuvo que el EPRE no puede meterse "en los asuntos societarios de las empresas concesionarias de servicios públicos". En ese tema también está pendiente la cuestión de fondo, es decir, la nulidad del acto administrativo del organismo de control.

En la nueva pelea judicial, Energía San Juan entabló una demanda contenciosa administrativa en el Juzgado Federal Nº2, a cargo de Leopoldo Rago Gallo. Los abogados de la distribuidora apuntaron al ámbito federal, debido a que señalaron que en el parque solar de Ullum hay agentes generadores de electricidad que firman contratos con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA) y que inyectan la energía al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), a través de las instalaciones provinciales hacia el Sistema Interconectado Provincial (SIP) y, desde ahí, al Sistema Argentino de Interconexión (SADI). Por esa vinculación nacional, desde la firma señalan que la competencia es federal y que el EPRE no tiene facultades para dictar la transferencia de la estación transformadora y la línea de alta tensión de agentes del Mercado Mayorista.

Además, desde la compañía resaltaron que, en el caso que tuvieran que hacerse cargo de las instalaciones, hay costos de operación y mantenimiento que no tenían previsto y que se vulneraría el contrato de concesión al imponerle una obligación no prevista.

Por su parte, los abogados de la provincia destacaron que no se trata de un tema de generación de energía, sino de la cesión de la estación transformadora solar y la línea de alta tensión. Que la medida se basa en una resolución general del EPRE, consentida por Energía San Juan, que establece la transferencia de instalaciones de energía renovables a la concesionaria para su uso y mantenimiento. Además, resaltan que hubo transferencias de estaciones en Iglesia y que la empresa no puso ningún reparo y que la decisión del EPRE contempla la determinación de montos para que la distribuidora pueda enfrentar los costos.


Cruces

En la demanda que presentó Energía San Juan y en la contestación de la provincial sobresalieron cruces entre los abogados. Los de la distribuidora utilizaron términos como "barbaridad", "mentira" y "arbitrariedad" al referirse a la resolución del EPRE. Los de la provincia contestaron que la distribuidora pretende eludir su obligación, utilizando argumentos que llevan a la confusión.