Prestaciones. La autoridades aseguraron que el funcionamiento de Damsu no corre peligro para los más de 14 mil afiliados que tiene la obra social.

 

Luego que se diera a conocer que la obra social de la Universidad Nacional de San Juan, Damsu, tuvo un rojo de más de 11 millones de pesos en sus cuentas y que encarará una auditoría para conocer en qué se destinaron esos fondos, las autoridades coincidieron en que es necesario aplicarle cambios al estatuto del organismo para poder normalizarlo. La medida debe ser aprobada por la asamblea extraordinaria de marzo. La principal modificación a la que apuntan es que la función del presidente sea remunerada, cargo que hoy es ad honorem. Pero hay diferencias. El rector de la UNSJ, Oscar Nasisi, cree que lo mejor es nombrar a una persona externa, mientras que desde la conducción actual sostienen que la entidad debe seguir bajo los lineamientos de sus afiliados.

La necesidad de aplicar modificaciones radica en que, en el último año, tres personas pasaron por la presidencia de Damsu. El primero se alejó porque dejó de ser parte de la mesa de autoridades de la UNSJ, mientras que los dos últimos lo hicieron porque el Consejo Superior no les habilitó el pedido de licencia para dejar su puesto docente y poder dedicarse exclusivamente a la función de titular de la obra social. Las fuentes indicaron que esas salidas produjeron una crisis institucional que se vio profundizada por el déficit 11.318.241 pesos en el último balance contable. Sobre los números, Zulma Corzo, titular de Damsu, indicó que "no existe respaldo documental de esa pérdida, de dónde salió y por qué se produjo. Por eso, iniciamos una auditoría". Los cambios serán acordados en el Consejo Directivo, donde la UNSJ tiene dos miembros.