El Gobierno provincial está trabajando en la modificación del impuesto sobre los Ingresos Brutos para los créditos hipotecarios, con el objetivo de promover la financiación de largo plazo en la adquisición, edificación y ampliación de viviendas, que redundará en la reactivación del sector de la construcción. La medida es impulsada por la administración macrista con la intención de reducir la cuota para este tipo de préstamos y ya hay varias provincias argentinas que están analizando el tema.

“Estamos trabajando en el mismo sentido que la Nación”, dijo ayer el ministro Roberto Gattoni, encargado de las finanzas locales, aunque dijo que todavía no está definido de cuánto será la rebaja.
Según la Ley Tributaria Anual para el 2017, el Gobierno local dispuso aplicar una tasa del 4% para gravar los préstamos de dinero con garantía hipotecaria, según señala el artículo 55º de la norma. Lo que se busca es que con la instrumentación de un tributo menor la cuota de quien acceda al crédito resulte más barata.

Para disponer el cambio, el Ejecutivo provincial deberá enviar un proyecto de ley a la Cámara de Diputados para modificar la ley tributaria. Y como tiene mayoría en el recinto legislativo se descarta que no tendrá obstáculos para llevar adelante la iniciativa.

La medida está en consonancia con el anuncio que hizo el presidente Mauricio Macri el viernes pasado, cuando dio a conocer una nueva línea de créditos destinados a la adquisición de una vivienda, que podrán ser cancelados en un plazo de hasta 30 años en cuotas que se ajustarán a través de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que evoluciona en función del Índice de Precios al Consumidor (ver aparte). Junto con el adelanto, la intención del Gobierno nacional es que las provincias argentinas reduzcan el impuesto a los Ingresos Brutos a los créditos hipotecarios para que las cuotas resulten más bajas, incluso menores al del pago de un alquiler mensual.

Las que ha dieron el puntapié inicial fueron los Ejecutivos del Gobierno porteño y bonaerense, que ya enviaron a sus respectivas Legislaturas una norma para reducir del 8% al 1,5% la carga de Ingresos Brutos para los créditos hipotecarios, lo que repercutiría en una baja de entre 10% y 15% en el valor de la cuota del crédito, según sostienen los especialistas.

También hay otras provincias que están avanzando en la rebaja, como en los casos de Córdoba, Santa Fe y Río Negro.
En declaraciones a la agencia Telam, también el gobernador mendocino Alfredo Cornejo dijo que están trabajando en el tema. “Estamos estudiando en el Ministerio de Hacienda una baja de Ingresos Brutos al sector financiero para los créditos hipotecarios. Hoy en Mendoza se paga ingresos brutos al 7 por ciento para los hipotecarios. Estamos estudiando llevarlo al 1,5 o 2 por ciento, bajando ese porcentaje también debería bajar la cuota a las personas que acceden al crédito‘, aseguró.

El objeto de reducir la alícuota de este impuesto generará una gran incidencia sobre la tasa de interés de estos créditos, ya que actualmente representa cerca del 15% del valor de la cuota, según sostienen los analistas. Y como se trata de préstamos hasta por 30 años, la rebaja puede resultar significativa.

 

Las claves de los préstamos


Los montos

Los bancos públicos como el Nación financiarán entre el 75 y 85% del valor de inmueble. La cifra tope que van a entregar al solicitante del crédito asciende a 3.100.000 pesos.


Ingresos

Podrán obtener un crédito por 1.000.000 de pesos grupos familiares con ingresos de entre 18.500 a 24.000 pesos, con una relación cuota-ingreso que oscilará entre el 25 y 30%.


Tasa de interés

El Banco Nación aplicará una tasa de interés del 3,5 % para sus clientes y del 4,5 % para los que no lo son. La cuota mensual oscilará entre 4.600 y 5.000 pesos por cada millón otorgado.