Para los vecinos de Rawson, Chimbas y Rivadavia, que durante más de un año tuvieron que soportar el malestar de tener calles totalmente destruidas porque tras la instalación de las cloacas no fueron pavimentadas por las empresas que las construyeron, el panorama comenzó a cambiar radicalmente. Ya empezaron a pavimentar algunas calles. Esto, porque esta gestión de Gobierno decidió invertir unos 390 millones de pesos en renovar más de 1.000 cuadras distribuidas en los departamentos mencionados anteriormente. Desde Vialidad Provincial dijeron que la idea es terminar todo durante el 2017. 


Pavimentar estas calles era una demanda que, tanto los vecinos como quienes circulaban por las arterias afectadas, realizaron desde hace tiempo. Las quejas principales eran que si bien las zanjas y pozos habían sido cubiertos y compactados con tierra, el constante uso provocaba que se levante polvareda y se generaran baches. 
El Ejecutivo está llevando a cabo la tarea de pavimentación, tras el convenio que firmó con OSSE y con el Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento. 


El acuerdo modifica el original, en el que se había establecido que la empresa contratista sólo debía hacer el bacheo, es decir, rellenar las zanjas.  


El nuevo convenio firmado con Enohsa trae aparejado otro beneficio. Ahora OSSE podrá habilitar a los vecinos para que se conecten a la red cloacal que ya esté terminada. Algo que antes no se podía hacer hasta tanto no se terminara con toda la obra de los distintos departamentos. 
 

 

Respiro. Tras un par de años de convivir con calles destruidas, el panorama comenzó a cambiar. No se trata de bacheos. Están haciendo el pavimento a nuevo.