Ágil. El sistema de juicios exprés hace que los casos se resuelvan a poco tiempo de cometido el delito. En promedio se definen en menos de tres días.

 

Los resultados que ha dado la aplicación del procedimiento de Flagrancia, el sistema de juicios exprés para delincuentes atrapados con las manos en la masa, ha sido el motivo principal para que el Ejecutivo y la Justicia tomen la decisión de dar un paso más. Según las autoridades, ya está todo listo para modificar nuevamente la ley para que en 2018 el mecanismo se aplique en la Segunda Circunscripción Judicial, que comprende a Jáchal e Iglesia. De no mediar inconvenientes, el proyecto será tratado en la primera sesión extraordinaria del año que viene y tendrá pleno funcionamiento en toda la provincia en abril. Con sólo cuatro meses de vida, ya se aplicó en 273 casos. De ese total, el 90 por ciento se definió en la primera audiencia y la sentencia se dictó a menos de tres días de que el delincuente fue aprehendido.

La administración uñaquista le viene poniendo muchas fichas al sistema y el mismo viene dando sus frutos, al punto que en noviembre, se le introdujo cambios e incorporó más delitos al mecanismo. Uno de ellos fue la usurpación de terrenos o viviendas, por lo que aquellos que sean descubiertos mientras llevan a cabo esa práctica serán detenidos y juzgados rápidamente. Eso no fue lo único, ya que también se agregaron los delitos de tenencia y portación ilegal de arma de uso civil y de guerra. Pero además y fundamentalmente, también quedó agregado el robo agravado con el uso de arma de fuego apta para el disparo, que había quedado fuera de la primera redacción de la norma. Desde el Ejecutivo estiman que esas modificaciones, aprobadas por la Cámara de Diputados, estarán vigentes esta semana, una vez que los cambios sean publicados en el Boletín Oficial.

Según confirmó el Ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, la ampliación de Flagrancia a Jáchal e Iglesia, que hoy están afuera del sistema, "no requerirá muchos recursos por la baja cantidad de delitos que ahí existen y que pueden ser atendidos por el sistema". Por eso, una vez que la modificación sea sancionada por el Poder Legislativo, será implementado inmediatamente. Es más, el punto central es la capacitación para la Policía de esos departamentos, instrucción que ya comenzó con los cursos dictados por los coordinadores del sistema, los fiscales Fabricio Médici y Daniel Guillén.

Por su parte, el fiscal General de la Corte, Eduardo Quattropani, se manifestó en línea con el funcionario de Gobierno al explicar que "no hará falta más que un ayudante de fiscal y un secretario para atender a todos los casos", mientras que tampoco será necesario una sala de juicio porque los detenido serán trasladados a Capital.

Las estadísticas de Flagrancia son contundentes. Hasta el jueves se llevaron adelante 273 casos. El promedio de duración del procedimiento, desde la detención hasta la condena, fue de 2,78 días, cuando la ley otorga un plazo máximo de 10. Del total de casos, 103 se resolvieron con una suspensión de juicio a prueba (probation), en la que el implicado lleva adelante tareas comunitarias por un periodo de tiempo y si las cumple y no vuelve a delinquir, la acción penal se da por extinguida. Por otro lado, en 100 hubo acuerdos entre el fiscal, el defensor y el imputado, en un juicio abreviado con condena condicional. En 51 expedientes hubo sentencias condenatorias con encierro efectivo, en 2 hubo absoluciones y en el resto se dieron distintas resoluciones.


Lo que viene

Narcomenudeo

Además de ampliar Flagrancia, el Ejecutivo trabaja para que la investigación de la venta de pequeñas cantidades de droga lo haga la Justicia local. Las grandes cantidades quedarán en manos de la Justicia Federal.