Las indagatorias que la Justicia Federal iba a comenzar a tomar esta semana a cuatro exdirectivos de Pachón, por no haber realizado los controles o tomar acciones para evitar que la minera chilena Los Pelambres arrojara, durante cinco años, 40 millones de toneladas de escombros en suelo calingastino, quedaron suspendidas hasta nuevo aviso.

 

La medida que adoptó el Juzgado Federal Nº2, a cargo de Leopoldo Rago Gallo, se debe a que la defensa de tres exdirectivos, Julián Patricio Rooney, Luis Enrique Lucero, Xavier Luis Ochoa, presentó dos medidas ante el magistrado: un incidente de falta de acción penal y una prescripción, según confirmaron fuentes de la causa. El cuarto exdirectivo es Robert Frank Drabik.

 

La primera de las presentaciones radicaría en que los exfuncionarios de la empresa, que tenían a cargo el yacimiento de cobre, no serían los responsables del delito que se investiga, infracción a la ley 24.051 de Residuos Peligrosos, ya que no fueron ellos los que generaron la escombrera en suelo sanjuanino, sino que lo hizo la empresa Los Pelambres. El otro punto, es que el delito habría prescribió.

 

Según explicaron las fuentes, las indagatorias fueron suspendidas hasta que el juez resuelva si les da curso o no a las medidas presentadas. De aceptarlas, las indagatorias podrían no llevarse a cabo.

 

La investigación del Juez Rago Gallo se centra en determinar si hubo una actitud "tolerante" por parte de la concesionaria del territorio donde se construyó la montaña de escombros. Por eso, busca establecer si quienes manejaban el proyecto Pachón, en el momento que se montó la escombrera, entre el 2007 y el 2012, omitieron realizar un "efectivo control sobre el medio ambiente".