El actual intendente de Ullum, Leopoldo Soler, había sido muy crítico con ciertos dirigentes del PJ departamental, como Jorge Gil, quien también le había devuelto las "gentilezas". Sin embargo, las diferencias parecen subsanadas, teniendo en cuenta que el partido municipal del jefe comunal irá en el Frente de Todos (FdT), cuya fuerza central es el peronismo. Y, sobre todo, porque Soler ya no puede repetir mandato y perfila como candidato a diputado, siempre que tenga la venia del gobernador Sergio Uñac, mientras que Gil es uno de los que está trabajando para postularse como sucesor. En Juntos por el Cambio (JxC), Romina Solera, excandidata a intendenta en 2019, confirmó que se alejó del espacio que lidera Marcelo Orrego por la falta de acompañamiento, entre varias razones. Inclusive, reconoció que "hay una posibilidad" de sumarse a la coalición oficialista. Sin figuras relevantes (por ahora) en la principal alianza opositora, desde ADN apunta a instalarse el joven enfermero Marcos Quevedo, seguidor del libertario Javier Milei.

Apuesta. ADN le pone fichas a Quevedo, quien participó de la reunión privada con Milei en San Juan. El slogan de su agrupación es "Despierta Ullum".

Así pinta el escenario en Ullum, el segundo departamento con menor cantidad de habitantes (sólo por arriba de Zonda), el cual puede dar un brusco giro en su matriz económica con la futura puesta en marcha de la mina de oro y plata Hualilán.

De la mano del frente que por entonces conducía el opositor Roberto Basualdo, Soler fue electo diputado en 2011 e intendente en 2015. En ese año, pegó el portazo y se alineó con Uñac, quien, a su vez, desembarcaba en la Gobernación. En 2019, armó su partido municipal "Mejor Nosotros", con el que obtuvo la reelección apoyando al mandatario provincial. Como ya no puede repetir, ante este medio no había descartado la chance de ir como candidato a diputado, al punto de que había revalorizado el puesto. "Tengo experiencia y desde la Cámara arranca mi vida política. Es una actividad linda". No fue lo único, ya que había remarcado que con su fuerza política "vamos a participar dentro del FdT" bajo "la línea de Uñac", con quien tiene un excelente vínculo y es el que le deberá dar el OK a su postulación.

En el PJ. Domínguez, al centro, fue candidato a intendente en 2019 y cayó ante Soler. Gil hoy es secretario del bloque del PJ, fue jefe comunal y quiere volver. 

Estar en el frente oficialista e ir por una banca legislativa implica acompañar al PJ. Y Soler supo ser muy duro con dirigentes como los exintendentes Gil y Alfredo Ortiz, sobre todo cuando estuvieron acusados de fraude a la administración pública, aunque ambos, luego, fueron absueltos por la Justicia. El primero, que está trabajando para ir por el sillón municipal, indicó que "son cosas que pasaron. No hay ninguna bronca. Hay que cerrar las diferencias y debemos tratar de ponernos de acuerdo. Si (Soler) tiene que ser (candidato a diputado), será así. No puedo ir en contra de lo que demande el frente". Los otros que tienen aspiraciones son David Domínguez, del Movimiento Evita y presidente de la Junta del PJ, y Alfredo Jofré, secretario de Gobierno del municipio.

Por otro lado, JxC ha ido perdiendo sus figuras. Daniel Albarracín, quien fue candidato a diputado en 2019 en alianza con Orrego, se sumó después como asesor al equipo de Soler, pese a que se pelearan fuertemente, al punto de que este último lo denunciara por presuntas irregularidades en su paso por la Intendencia de 2011 a 2015. La otra baja que se produjo, pero esta semana fue la de Solera, excandidata a la jefatura departamental hace tres años. "No he recibido impulso, apoyo ni motivación de mi partido. Orrego me decepcionó. Perdí las elecciones y no me convocaron más y era parte de la mesa chica. Doy por cerrada mi participación en JxC. Hay una orfandad política", destacó. Además, no solo habló de la chance de unirse al FdT, sino que admitió que si con su grupo "tenemos que acompañar un candidato que nos resulte capaz, lo vamos a hacer". En ese marco, no descartó respaldar a Gil, quien, tras su paso por la Intendencia, "habrá hecho un crecimiento personal y político".

Por su parte, ADN le pone fichas a Quevedo, un joven de 23 años que aseguró que será candidato y que se identifica con Milei.