Durante años, cada vez que había temporal y crecía el río Las Tumanas, la villa cabecera de Valle Fértil y otros pueblos quedaban totalmente aislados. Esta situación cambiará cuando esté listo el puente que ya empezaron a construir. La idea es terminarlo en septiembre del 2017, según informaron desde la Dirección Provincial de Vialidad. La construcción se está realizando sobre la ruta 510.  


Así, tras los reclamos por el aislamiento y hasta la muerte de una persona hace dos años por ser arrastrada por la creciente, el puente del río Las Tumanas comenzó a ser visible. Esta construcción demandará una inversión de $19.962.169. La obra comenzó a ejecutarse en noviembre pasado y según los datos que maneja la repartición el plazo de conclusión es de 10 meses. 


La ruta 510 es considerada como el acceso más importante al departamento de Valle Fértil. Durante mucho tiempo fue el único. Es por eso que las crecientes fueron una complicación para los habitantes vallistos porque prácticamente quedaban aislados cada vez que había un temporal. 

 

Problemático. Cada vez que en Las Tumanas hay creciente, la ruta se corta. Hace unos años, el temporal arrasó con la vida de un motociclista que circulaba por el lugar. 

 

El puente que empezaron a construir tiene 42 metros de largo y casi 12 metros de ancho, incluidos dos veredines peatonales (ver infografía). La empresa que se adjudicó la obra ya hizo limpieza de terreno e incluso algunas voladuras, pues el proyecto contempla modificar la traza actual de la ruta. Esto, para ganar altura y que el puente esté por sobre los siete metros por encima del cauce. 


Por otro lado, hará un encauzamiento provisorio del río con un pequeño desvío y un entubamiento bajo la ruta. Luego de la construcción, el cauce volverá a su bajada natural. 


En tanto, también fueron previstos dos accesos antes y después del puente, uno para el tradicional camping de Las Tumanas y otro para llegar a las propiedades de unos lugareños, según informaron desde Vialidad Provincial. 
 

Odisea. Desde siempre los vallistos sufrieron las inclemencias climáticas que hacen que el río crezca tanto que no puedan pasar vehículo por varios días.