Andrea Rincón ya no forma parte de la obra Acaloradas, que protagonizaba con Dorys del Valle, Claribel Medina  y Alejandra Rubio en Córdoba. La ex Gran Hermano habría dejado la pieza por decisión propia por problemas con la producción.

 

En las últimas horas, desde la producción de la obra indicaron que la morocha ya no formaba parte del elenco, tras una fuerte discusión con una productora a la que habría escupido. Sin embargo, fuentes cercanas a las protagonistas negaron que Andrea agrediera a su compañera y afirmaron que se trató de una discusión por dinero, ya que la actriz estaba segura que en la sala había habido 170 plazas ocupadas, mientras le querían pagar solo por 104.

 

 

 

 

 

Además, gente del entorno aseguró que los problemas venían desde antes que comenzara la gira, ya que empezaron a realizar funciones sin ensayos previos y durante los primeros días en Córdoba las actrices no tenían ni siquiera su vestuario.

 

Andrea no sería la única que se quejó por estos asuntos; también lo hizo Dorys del Valle, quien además habría sufrido una trombosis debido a las malas condiciones en los viajes durante las giras: el equipo se movía de una ciudad a otra en una camioneta. También generó disconformidad por parte de las actrices el hecho de que cuando una de ellas se enfermó, su reemplazo no sabía la letra del guión.

 

Con menos francos que los establecidos por contrato (cada diez días en lugar de uno por semana), con dificultades en los cobros y problemas de alojamiento (las actrices debieron dejar los departamentos que ocupaban para pasarse a hoteles), la situación estaba siendo insostenible para Rincón, que el viernes discutió fuertemente con una productora.

 

Según gente del teatro, la morocha se acercó a una de las productoras para reclamar el pago por la cantidad exacta de personas que había asistido a la sala, y al día siguiente decidió renunciar.

 

La productora la habría acusado de escupirla y le pidieron a la actriz firmar un acuerdo de confidencialidad a cambio de no contar los pormenores del caso. Con ganas de cortar por lo sano, Andrea habría firmado, aún a sabiendas de que ella no había agredido a nadie. De todas formas el acuerdo no se cumplió y durante el fin de semana dejaron trascender lo ocurrido.