Kim Kardashian no defraudó. La estrella de reality llegó a Miami el sábado para supervisar el lanzamiento de su línea de trajes de baño SKIMS en Design District.

La diseñadora de ropa interior aparentemente viajó con su hermana menor Khloe, además de un séquito de estilistas para la ocasión.

El gurú del cabello de Hollywood, Chris Appleton, (quien famosamente domó la melena de JLo antes del Super Bowl de 2020), publicó una foto en su Instagram de la cena en Swan Miami.

En la foto grupal, Kardashian luce la parte superior de un bikini plateado y unos leggings brillantes.

En otra foto de la publicación de Appleton, titulada “24 hours in Miami”, Khloe luce unas gafas de sol gigantes y un ajustado vestido bodycon azul real.

Kim no es ajena al uso del bikini. La madre de cuatro hijos, de 41 años, lució un sexy atuendo durante unas vacaciones en las Bahamas con su novio Pete Davidson hace unas semanas. Pero en ese caso, Kardashian lo llevaba en la playa.

No la habíamos visto usar uno para cenar, pero, en serio, en Miami.com aprobamos totalmente sus elecciones de moda. Al menos no traía botas para nieve adentro como Floyd Mayweather en un reciente partido de los Heat. En este caso, menos fue más, y no esperamos menos de Kimmy K.