La modelo brasileña Suzy Cortez, reconocida fanática de Lionel Messi, volvió a tatuarse algo relacionado con La Pulga. Esta vez, en una zona que no le gustará nada a Antonela Roccuzzo.

Miss Bum Bum 2015 subió a sus historias de Instagram todos los medios que publicaron cómo se impregnó en la piel la cara del rosarino a centímetros de la pelvis.

Esta es la segunda vez que inmortaliza al capitán culé en su cuerpo. Antes ya lo había hecho en la parte baja de su espalda, donde escribió: "Messi 10" y el escudo de Barcelona.

"Cumplí con mi reto por amor a mi equipo de fútbol y al mejor jugador del mundo como una forma de eternizar lo que está grabado en el corazón", había expresado aquella vez Cortez.