El Instituto Anlis-Malbrán desplegará en 29 hospitales de 18 provincias, entre ellas San Juan, una campaña de detección de Hepatitis C que hará 3.600 testeos gratuitos para diagnosticar la enfermedad viral que daña el hígado progresivamente y comenzar el tratamiento para la cura.

Se trata de la "Campaña de detección de Hepatitis C" organizada por el Laboratorio Nacional de Referencia para Hepatitis Virales del Malbrán, a través de sus "unidades centinelas".

Los análisis se harán durante la primera quincena de junio, en diferentes horarios y días para cada institución, con un cronograma publicado en www.anlis.gov.ar y en www.hepatitisviral.com.ar.

En San Juan los análisis se harán en el Hospital Marcial Quiroga de Rivadavia.

Las 3.600 pruebas rápidas incluirán un informe para el individuo, con información escrita sobre las hepatitis virales.

La detección de la enfermedad, que es silenciosa y llega a progresar hacia una cirrosis que implica un trasplante de hígado, será centrada en determinados grupos que presentan estadísticamente mayor vulnerabilidad a la infección por el virus de Hepatitis C.

 

 


 

La infección, que se estima afecta a unas 400.000 personas en Argentina, es curable en más del 95 por ciento de los casos, aunque la falta de diagnóstico hace que se pierda la oportunidad de resolverla.

El médico Jorge González, jefe del Servicio de Hepatitis y Gastroenteritis del Instituto Anlis "Carlos Malbrán", divulgó que la estrategia de focalizar en grupos de riesgo, llamada microeliminación, "mostró buenos resultados en otras enfermedades como poliomielitis o VIH-Sida". "Reduce el tiempo hasta conseguir resultados; se puede predecir el costo; se previene la re-infección en los grupos apuntados; puede generar un modelo que luego sea replicado en otras poblaciones", y sus resultados contribuyen a elaborar políticas públicas, describió.

Para arribar al diagnóstico, se utilizarán "pruebas rápidas" aprobadas por la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnologías Médicas (Anmat), que brindan resultados en 30 minutos y fueron donadas por la empresa Montebio.

Los grupos que según estadísticas globales presentan mayor vulnerabilidad de haber contraído Hepatitis C incluyen a pacientes con VIH, Hemofilia o trasplantados; veteranos de guerra; personas con cirrosis descompensada; y usuarios de drogas inyectables.

"La recomendación general es realizarse el test de Hepatitis C al menos una vez en la vida, ya que se trata de una enfermedad silenciosa que no expresa síntomas hasta que se está en un estadio avanzado", afirmó la hepatóloga Beatriz Ameigeiras. La médica enfatizó que "quienes no se hayan hecho nunca el test o pertenezcan a alguno de estos grupos vulnerables, deberían hacerse el análisis lo antes posible, ya sea para descartar la posibilidad de padecerla o para detectarla y comenzar rápidamente con el tratamiento.

Las vías de contagio son a través de sangre infectada, por compartir cepillos de dientes, afeitadoras, jeringas u otros elementos cortantes; a través de la realización de tatuajes y piercings sin los cuidados necesarios; relaciones sexuales sin protección; y de madre a hijo durante el embarazo.

Para aquellas personas a las que el análisis les dé positivo, el equipo médico realizará estudios confirmatorios y luego les brindará asesoramiento acerca de los pasos a seguir para lograr un control de su condición a través del tratamiento.

Las localidades participantes son: Ciudad y Provincia de Buenos Aires, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, Mendoza, Misiones, Neuquén, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero, San Juan, San Luis y Tucumán.

 

 

>>  Cóm

o es el tratamiento actual 

 

Hasta hace poco tiempo, el tratamiento para la hepatitis C requería inyecciones semanales y medicamentos de administración oral que muchas personas infectadas con el VHC no podían tomar debido a otros problemas de salud o a efectos secundarios inaceptables. Eso está cambiando. En la actualidad, la hepatitis C crónica generalmente puede curarse con medicamentos de administración oral que se toman todos los días durante un período de dos a seis meses. Cada infección por hepatitis C crónica comienza con una fase aguda. La hepatitis C aguda generalmente no se diagnostica porque pocas veces provoca síntomas. Cuando los signos y síntomas se manifiestan, pueden incluir ictericia junto con fatiga, náuseas, fiebre y dolores musculares. Los síntomas agudos aparecen de un mes a tres meses después de la exposición al virus y duran de dos semanas a tres meses.