Se llama 'juego del muelle' y es uno de los peligrosos comportamientos sexuales que se han registrado entre el colectivo adolescente durante los últimos meses. El procedimiento es tan sencillo como comprometido para la salud: los chicos se sitúan en círculo sin ropa interior y, mientras mantienen la erección, las chicas se van sentando sobre ellos alternativamente cada 30 segundos forzando una penetración. El que primero eyacula, pierde.

 

 

Los menores parecen no ser conscientes de los riesgos a los que se enfrentan cuando consienten participar en la 'ruleta sexual' —nombre con el que también se ha denominado al 'juego del muelle'—. Además de poder sufrir embarazos no deseados, las enfermedades de transmisión sexual encuentran en este tipo de prácticas un campo de cultivo sin frenos para propagarse, pues la gran mayoría de las veces se realizan sin preservativo. VIH, gonorrea, sífilis, virus del papiloma humano y otras tantas patologías también entran en 'juego' durante el 'juego del muelle', enfermedades que también podrían contagiarse en el caso de que se usara un mismo método profiláctico para relaciones entre diferentes personas.

 

Puesto que la penetración durante el 'juego del muelle' se realiza sin excitación, las chicas están expuestas a padecer vaginismo. Esta disfunción sexual se caracteriza por los espasmos de los músculos que rodean la vagina, provocando que la relación sexual sea dolorosa y, en ocasiones, imposible de llevar a cabo. Al no lubricar por no tener estímulos previos, se pueden producir desgarros y heridas en los órganos sexuales motivados por la penetración.

 

El primer caso de 'juego del muelle' se identificó en la ciudad colombiana de Medellín, donde una joven de 14 años quedó embarazada tras 'jugar' al carrusel. La adolescente confesó en un periódico local que nunca pensó quedarse encinta, pero finalmente la relación sexual que mantuvo derivó en un estado de gestación.

 

Los expertos aseguran que este tipo de conductas se deben a que los jóvenes quieren ser adultos demasiado pronto, confirmándose una gran irresponsabilidad en su forma de actuar para lograr ese 'objetivo'.

 

Fuente: El Confidencial