Las copas menstruales son cada vez más usadas en el mundo y  en la Argentina están comenzando a transformarse en una moda por ser una alternativa que algunos consideran más sana, ecológica y simple que las tradicionales toallitas y tampones.

 

Se trata de un recipiente de silicona que se puede doblar como una C para introducirse dentro de la vagina, como si fuera un tampón. Gracias a su elasticidad, se adapta a las paredes vaginales y junta todo el flujo, pero no lo absorbe. Es por eso que después de cada uso, se vacía, se enjuaga o se seca con papel higiénico y se coloca de nuevo.

 

Se puede usar durante todo el ciclo, incluso de noche y también cuando la mujer se baña. Dependiendo del flujo de cada mujer, se la puede usar hasta 12 horas seguidas. La copa no genera olor ya que está hecha de silicona. Y para esterilizarla se recomienda hervirla, evitando que entre en contacto directo con el fuego ya que puede derretirse, y se guarda en las bolsas que vienen con la copa.

 

Una opción ecológica

 

Más de 7 mil millones de tampones y toallitas se usan por año, sumándose a las enormes pilas de basura que no se puede reciclar. Incluso por ser residuos patogénicos, las toallitas y tampones tendrían que descartarse en otros contenedores, diferentes a los de la basura orgánica. Por el otro lado, con los cuidados apropiados, una copa menstrual puede durar entre 5 y 10 años.

 

Lo cierto es que la copa menstrual está cambiando el mundo. En Kenya, donde las facilidades sanitarias son cuestiones complejas, en particular para las jóvenes, el acceso a tampones o toallitas es costoso. En semanas de menstruación, muchas chicas optan por faltar a la escuela al no poder sobrellevar su período con normalidad y en la mayoría de las veces tienen que usar alternativas menos higiénicas como arena, hojas, trapos, incluso barro. Organizaciones como Femme International se encargan de distribuir copas menstruales entre estas jóvenes para desterrar prejuicios y para que la menstruación no sea un problema que impacte en su educación.

 

¿Cuáles son las ventajas de la copa menstrual?

 

 

* Es hipoalergénica porque es 100% silicona

 

* Es la opción más ecológica al ser reutilizable

 

* Se puede practicar cualquier tipo de deportes, incluso nadar con ella

 

* Si bien el costo inicial es alto, puede durar entre 5 y 10 años, siendo la opción más económica en el mediano y largo plazo

 

* Para cuidarla, sólo se la tiene que hervir al término de cada menstruación

 

* No está contraindicada para ninguna mujer

 

* Necesita vaciarse con menos frecuencia que cambiarse un tampón o una toallita

 

* Se puede usar toda la noche y no provoca derrames

 

* No junta olor, a diferencia de las toallitas y tampones